El 61% del suelo duranguense presenta niveles de erosión

Especialistas en el manejo del recurso hidráulico y la producción agropecuaria, analizan las acciones implementadas para impedir que el suelo se agote y los recursos naturales mermen.
La erosión de suelo es un problema que afecta a Durango, aunque aún no es grave.
La erosión de suelo es un problema que afecta a Durango, aunque aún no es grave. (Gilberto Lastra)

Durango, Durango

El 61% del cuarto Estado más grande del país cuenta con algún nivel de erosión, Durango.

Solamente el 12% se encuentra en un nivel severo o preocupante de degradación de los suelos.

De las 12 millones 345 mil 100 has que lo conforman, 7 millones 649 mil contaban con algún tipo de daño.

Paradójicamente, la sequía prolongada que se dio en Durango fue una de las razones para recomenzar con el rescate de los suelos.

Gran parte de la erosión, tuvo su detonante por la sobrepoblación de ganado en los agostaderos locales.

También refieren que las políticas en el campo no son las requeridas ni para producir, ni para conservar el suelo.

El trabajo que se hace en Durango por parte de las autoridades es multisecretarial, concurrente, para conservar el suelo donde se regula el escurrimiento de agua hasta los terrenos de siembra.

Aunque no todo es funcional, los planes correctivos se aplican y se les da seguimiento puntal.

La reconversión productiva en el campo no se ha dado como se requiere, recriminaron varios personajes de la escena rural en Durango, como el diputado federal, Óscar García Barrón.

Aseguró que en lugar de ordenarse la vocaciones productivas, se busca saturar la siembra de frijol y de maíz, no seguir con la tendencia del mercado para que las cosechas se logren.

Culpa a las autoridades encargadas del desarrollo rural, de no contar con los programas adecuados.

Daniel Trujano Thomé, gerente regional de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), aseguró que a nivel nacional, el 65% que se considera como zonas con algún nivel de degradación del suelo y Durango se encuentra por debajo, en un 61%.

"Son porcentajes muy generales. No quiere decir que esté completamente degradado. En Durango hay zonas en proceso de erosión pero no muy fuertes".

Explicó que la degradación química, se le denomina así porque que es la declinación de la fertilidad del suelo en un nivel fuerte y es porque ya no se dan los procesos de intercambio de nutrientes para las plantas y árboles.

"Son suelos que pierden su capacidad productiva. No son suelos que estén así por verter residuos tóxicos, que en algunos casos se dan en los terrenos aledaños a las minas. Pero nosotros, la consideramos que son suelos que han perdido su capacidad productiva".

En el caso de Durango, es solamente un 23 por ciento, aunque aclaró que no son zonas desérticas. También aseguró, la compactación en el suelo por el pastoreo, por las pisadas de los animales.

En el caso de la erosión eólica, son las zonas donde el viento se lleva parte del suelo, lo muele. Es el 17.5% el que guarda algún nivel de erosión, principalmente en los municipios productores de frijol, como es Guadalupe Victoria, Poanas o Nuevo Ideal.

Explicó que por ser labores agrícolas, no se cuenta con una capa vegetal que impida el desplazamiento del material superficial del suelo. "Al terminar las cosecha, el viento muele parte del suelo".

Por lo que respecta al tema de la erosión física, que son las hectáreas que dejan de utilizarse para la producción por el crecimiento de desarrollos urbanos y carreteras, es poco menos del 2%.

Dentro del fenómeno de la erosión, la hidráulica es una de las más comunes, se ocasiona por la lluvia y afecta principalmente a las zonas donde hay poca o nula vegetación.

En el tema de la degradación física es el 0.16%, y lo que se considera degradación física extrema es el 0.11%.

Destacó que en este sentido se trabaja en las zonas altas por medio de cárcavas y zanjas para disminuir la velocidad del agua que escurre en la sierra local.

Es el 19% del territorio duranguense que se encuentran en esta situación.

Por lo que respecta a los procesos de degradación fuerte, por el aire es el 0.1% de la superficie de Durango, dijo Trujano Thomé.

La erosión hídrica fuerte, 0.2%, agregó que la degradación química es el 11.3%.  Cerró que la cifra de los sitios en los que se debe de trabajar con mayor ahínco en el 12%.