Vocación de Érick Albores fue siempre ayudar a los animales

Su madre recuerda que las mascotas del ahora rescatista en su infancia fueron desde víboras, cuyos, tórtolas, caballos y una burra embarazada.
Érick Albores y su madre María Dolores Moctezuma Delgado.
Érick Albores y su madre María Dolores Moctezuma Delgado. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

María Dolores Moctezuma Delgado, madre del rescatista de animales lagunero Érick Albores quien es presidente del albergue 'Salvando Vidas', comparte que desde pequeño mostró mucho interés, compasión, bondad y solidaridad con los animales.

Hoy en día se siente orgullosa de su hijo, quien es reconocido como uno de los defensores de animales en La Laguna.

"No me considero un héroe, me considero un instrumento de Dios, para seguir ayudando a la humanidad, a toda persona que se atraviese en mi camino y necesite de mi".

"Érick fue muy animalero, desde siempre mostró mucho interés por los animales, él los cuidaba. Recuerdo que en una ocasión le atropellaron a su perro y fue a encerrarse llorando a su cuarto con el perro muerto, batallamos para separarlos y enterrar al perro".

María Moctezuma tiene tres hijos, sin embargo advierte que Érick fue siempre el que más amor por los animales mostró desde pequeño.

Comparte que las mascotas del ahora rescatista en su infancia van desde víboras, cuyos, tórtolas, caballos y una burra embarazada.

"Cuando era adolescente, metió a la casa una burra embarazada para ayudarla a parir en la cochera de la casa. No le permití semejante acción, le pedí que sacara a la burra y la devolviera con sus dueños".

La madre del rescatista Érick Albores advierte que no fue su único contacto con equinos, el capítulo de la burra embarazada, recordó que tenía un caballo en un terreno de la familia, su nombre era "cascabel", que lo seguía para todos lados, el caballo parecía perro siempre detrás de Érick dentro de la ciudad.

"Fueron varias las víboras que tuvo en la casa, salía al monte y se traía víboras como mascotas, cualquier animalito, siempre le llamaba la atención. Pensé que estudiaría veterinaria, por cuestiones de la vida no pudo, pero se dedica a ayudar a los animales que rescata y a encontrarles un hogar".

La labor de ayudar a los más indefensos o más necesitados, Érick Rolando Albores la aprendió de su madre María Dolores Moctezuma Delgado, una de las primeras personas en las que se basó el programa: "Heroes vidas que inspiran".

Ella es enfermera jubilada del Seguro Social, trabajó más de 34 años, siempre procuró ayuda a las personas que más lo necesitaban, ponía inyecciones gratuitas, checaba la presión, venoclisis, curaciones, quimioterapias, entre otros.

Cree que sus hijos vieron cómo ayudaba a otras personas y por eso ahora buscan ayudar a otros, no importa si no son humanos, se vale ayudar animales.