“Tenemos derecho a la mitad de todo”

La filósofa Amelia Valcárcel insistió sobre la imposibilidad de que exista una democracia real sin participación femenina.

Monterrey

El feminismo es muy exigente, no sólo nos dice qué está mal en el mundo, si no lo que está mal en nuestra vida, así lo afirmó Amelia Valcárcel durante su participación en el Foro de Análisis Político "Empoderamiento de la Mujer", que concluyó este viernes, tras cinco sesiones de trabajo.

Al evento fueron convocadas mujeres de distintos partidos políticos con intenciones de buscar un espacio en las candidaturas para las próximas elecciones de 2015.

Durante la última de cinco sesiones, la mañana comenzó con la reflexión sobre los temas de igualdad, paridad e igualdad política.

La filosofa española, Amelia Valcárcel, abrió el micrófono para hablar sobre el feminismo como la igualdad entre hombres.

Señaló que la discriminación puede generar rencor, pero también energía que motive al cambio.

"¿Por qué tenemos derecho a la paridad?, porque somos la mitad de la población y debemos tener derecho a la mitad de todo, en todos los ámbitos de poder es evidente que las mujeres estamos sub representadas.

"¿Por qué tenemos derecho a la mitad de todo? Porque lo valemos", sentenció.

Señaló que no se debe perder de vista el fin de que las mujeres lleguen a los puestos públicos y tomen las decisiones que incidan en las políticas públicas de las naciones y esto consiste en crear un ambiente de igualdad de oportunidades para las nuevas generaciones.

Convocó a las mujeres a "no caer en la trampa de la excelencia" y creer que tienen más que demostrar que los varones.

"Tenemos derecho a hacerlo tan mal como cualquiera, pero tenemos la responsabilidad de hacerlo mejor que nadie", puntualizó.

Durante la presentación de su conferencia, la también filosofa española y feminista, Alicia Miyares, insistió sobre a imposibilidad de que exista una democracia real sin participación femenina.

"No es bueno que un sexo este mayoritariamente sobre otro, no es bueno masculinizar o feminizar algún sector", dijo.

Afirmó que el objetivo de paridad no es la presencia de las mujeres, es el equilibrio para poder transformar los valores y comportamientos, generando un diálogo.

Asimismo, señaló que para que la paridad pueda darse por completo, es necesario garantizar la permanencia de las mujeres una vez que llegan a la política pública y no dejar que toda esa experiencia acumulada se pierda.

En el mismo tenor, Alejandra Pamela San Martín Ríos y Valles, Consejera del INE, destacó que las mujeres no deben perderse en la lucha de pensar que la paridad se logró con el acceso a las candidaturas y es necesario modificar los mecanismos de acceso al poder

María Marcela Eternod, secretaria ejecutiva de INMUJERES, se expresó en el mismo sentido, destacando que para que la igualdad sea sustantiva y no esté sólo en las leyes, aún hay un camino largo por recorrer.

"Nada nos han dado, no es una graciosa concesión, es un derecho, y tenemos que aspirar a que esa igualdad sea una realidad.

"Debemos participar de una manera diferentes, con una ciudadanía comprometida, una actividad vigilante y denunciante de lo que nos parece correcto, noble o bueno", puntualizó.