Entronizan la imagen de fundador del Opus Dei en la catedral de Puebla

La imagen del sacerdote español Josemaría Escrivá de Balaguer fue colocada en la capilal del "Dulce Nombre de María"
El arzobispo Víctor Sánchez Espinosa y el vicario del Opus Dei en México, Francisco Ugarte Corcuera.
El arzobispo Víctor Sánchez Espinosa y el vicario del Opus Dei en México, Francisco Ugarte Corcuera. (Foto: Andrés Lobato)

Puebla

Una imagen del sacerdote español, Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei y santo que fue canonizado en el 2002 por el Papa Juan Pablo II, fue entronizada en la catedral de Puebla.

Ante cientos de asistentes, entre ellos los integrantes de la institución católica que busca fomentar entre los bautizados la conciencia de la llamada universal a la santidad, la pintura de Escrivá de Balaguer fue bendecida por el arzobispo, Víctor Sánchez Espinosa tras encabezar la misa en Catedral.

Más tarde, la imagen del fundador del Opus Dei fue entronizada en la Capilla dedicada al "Dulce Nombre de María" en la catedral de Puebla.

La ceremonia de entronización en el edificio religioso más importante de la arquidiócesis fue encabezada por el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa y por el vicario del Opus Dei en México, Francisco Ugarte Corcuera.

Sánchez Espinosa resaltó la importancia de colocar la imagen de quien el 6 de octubre de 2002 fue canonizado por el Papa Juan Pablo II.

"Al canonizar a San Josemaría Escrivá de Balaguer, el Papa Juan Pablo II afirmó que el nuevo santo sintió la apasionante llamada a evangelizar todos los ambientes. Durante un retiro espiritual en 1928, Josemaría Escrivá descubre que Dios le pide fundar el Opus Dei para promover entre los hombres y mujeres un compromiso personal de seguimiento a Cristo, de amor a Dios y al prójimo y de búsqueda de la santidad en la vida cotidiana", expresó Sánchez Espinosa.

El vicario del Opus Dei en México, Francisco Ugarte Corcuera resaltó que la entronización del fundador representa el compromiso de seguir trabajando bajo las líneas de su legado.

"El hecho de que quede entronizado en la catedral de Puebla, en una catedral que yo diría que es excepcional, significa para nosotros un aliento, muy grande para seguir trabajando en la misma dirección, un esfuerzo para querer intensificar nuestro servicio a la Iglesia", apuntó.