Entrega UAEMéx Honoris Causa a Enrique Leff Zimmerman

El galardonado advirtió que la tierra ha sido secuestrada por la modernidad, donde bastaron solo 200 años de industrialización para poner en crisis la vida misma.
En el Aula Magna de la Universidad Autónoma del Estado de México.
En el Aula Magna de la Universidad Autónoma del Estado de México. (Gloria Guinzberg)

Toluca

La Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx), entregó el Doctorado Honoris Causa al ambientalista Enrique Leff Zimmerman, quien advirtió que la tierra ha sido secuestrada por la modernidad, donde bastaron solo 200 años de industrialización para poner en crisis la vida misma.

Luego de ser distinguido con el máximo reconocimiento universitario, el economista, sociólogo, investigador y ambientalista, advirtió que el mundo se enfrasca cada vez más en el materialismo, sin valorar la naturaleza, el origen y sustento de todos.

"Se ha reducido al mundo al valor del mercado. Bastaron solo 200 años para que la revolución científico-tecnológica-industrial pusiera en crisis la sustentabilidad de la vida en nuestro planeta. La crisis ambiental es consecuencia de estos modos de pensar, saber, sentir y conocer el mundo, y sobre el modo hegemónico en que la sociedad ha intervenido a la naturaleza", destacó.

TE RECOMENDAMOS: Entrega UAEM 18 "Honoris Causa" en tres años y medio

La realidad es que la racionalidad económica que gobierna el mundo globalizado gira contra corriente y contra sentido de la vida; la economía ha instalado un régimen totalitario, un mecanismo que impulsa la reproducción ampliada del capital, una manía de crecimiento la cual no reconoce las condiciones ecológicas de la vida.

En el Aula Magna de esta casa de estudios, el Honoris Causa enfatizó que la economía se alimenta de naturaleza y la voluntad que mueve al mundo ha destinado la muerte del planeta, donde priva el desconocimiento e ignorancia.

Se ha pensado, añadió, que la vida erosionada y explotada se recupera por derecho propio, desconociendo la compleja dinámica de la vida. "La vida ha sido tomada como una dadiva, como un regalo de la naturaleza y así ha sido dominada y explotada, apropiada sin una reciprocidad al pensamiento de la vida.

"Los entusiastas del progreso consideran que no debemos preocuparnos por la intervención tecnológica de los organismos vivos y por la erosión de la biodiversidad, pues finalmente la vida solo cambia de forma" incluso a estas alturas hay quien niega el cambio climático.

El rector Jorge Olvera resaltó toda su obra y trabajo. Informó que fue condecorado a propuesta del ambientalista Fermín Carreño, lo cual fue secundado por el Consejo Universitario por su pensamiento crítico y la razón de sus afirmaciones.

Consideró que la existencia no puede abstenerse de lo necesario en un ambiente donde la industrialización y modernidad asumen que podríamos cambiar y controlar el destino. De qué sirve el Progreso si no se venera lo respetable, cuestionó.

El rector hizo un llamado para que la reforma educativa tenga como deber patriótico un profundo contenido de educación ambiental, porque si queremos progreso lo encontraremos ahí, de otra manera seguirá el desequilibrio y la sobre explotación de la naturaleza.

RAM