Enfrentan acoso escolar tres de cada 10 menores

Los reportes de bullying en Puebla, desde el preescolar

Puebla

Al menos 3 de cada 10 menores de edad en algún momento de su vida escolar, reporta que fue víctima de hostigamiento en su escuela, problema conocido como bullying que no es exclusivo de planteles públicos o privados.
De acuerdo con estudio realizado por la organización “Angelitos Felices Sin Cicatrices”, el momento de mayor riesgo para los menores está directamente relacionado con los últimos años de primaria y primeros momentos en secundaria.
Al respecto la investigadora en psicología de la organización, Liliana Cosío Molina destacó que en los últimos años de primaria, pueden llegar ideas de cutting a los estudiantes, momento marcado porque un menor se comienza a lastimar.
Agregó que los reportes de bullying en Puebla se presentan desde el nivel preescolar hasta el nivel superior en todo tipo de instituciones de educación.
“Empieza en el preescolar con mordidas o pellizcos, a veces patadas, un niño llega a ser agresivo y se puede llegar a reír mientras agrede a otro”, explica
El bullying deja de ser un chiste y puede traducirse en problemas emocionales y de salud. Una alerta que se debe seguir es el momento de la comida, a veces, ya no come de la misma manera o se aísla, hizo ver la especialista.

MAESTROS Y PADRES, ALERTAS

Comentó que el bullying y sus consecuencias pueden prevenirse, sin embargo es fundamental que los padres de familia y docentes estén alerta a los cambios de conducta de los menores.
“Estamos viendo que de alguna manera se está agravando el problema, nosotros detectamos que se reportan casos en un 30 por ciento”, explicó la investigadora.
En noviembre del año pasado, se reportó un caso de hostigamiento escolar contra Antonio López Monje de 12 años de edad, quien al salir de la escuela “Galileo Galilei” de la Colonia Santa Margarita, en Amozoc fue víctima de una golpiza provocada por un grupo de alumnos desconocidos.
El menor presentó daños cerebrales y por un tiempo no podía sostener en propio pie, ni reconocía a sus familiares.