Discriminan a epilépticos en Durango

Tanto escuelas como empresas rechazan a los postulantes que padecen la enfermedad, pues existen mitos alrededor de ella, informó Mario Pozo integrante de la asociación "Triángulo de Ayuda".
Antes de un ataque epiléptico, la actividad de las células nerviosas que afectan a los nervios autónomos que controlan el corazón cambia.
Antes de un ataque epiléptico, la actividad de las células nerviosas que afectan a los nervios autónomos que controlan el corazón cambia. (Shutterstock)

Durango, Durango

Los empleadores de Durango discriminan a las personas que padecen epilepsia, por lo que la organización civil "Triángulo de Ayuda" ha comenzado el trabajo de concientización acerca de esta enfermedad, porque en realidad es más mito, que un problema que se pueda genera para las empresas.

Mario Pozo, integrante de la asociación, comentó que en el momento de llenar una solicitud de empleo se le pregunta a la gente si padecen enfermedades crónicas y al mencionar que padecen este mal, no se les da el trabajo.

Además que no se conoce a profundidad este fenómeno, es por eso que se debe de comenzar con la concientización, y luego con el trabajo en las leyes locales.

En la década de los 80, fue la última época en la que se tomó en cuenta a los epilépticos en leyes mexicanas y a nivel estatal hay algo en específico.

"Cuando tienen epilepsia tratan de no darles el empleo. Se violan los derechos y es porque hay desinformación. No se sabe qué es. Hay muchos mitos y por eso se rechaza a las personas que padecen la enfermedad".

"Lo que buscamos es cambiar la situación social y con la legislación. No podemos esperar que haya una Ley cuando tenemos elementos para comenzar. Se debe comenzar con la socialización: los mitos y las realidades".

Indicó que hay desconocimiento sobre el padecimiento, que es controlable y no afectaría las relaciones laborales que se lleguen a tener, es por eso que se deben de considerar como empleados que cumplirán con normalidad sus labores.

Destacó que no se puede esperar a que se cuente con una Ley general o federal para tocar el tema, en Durango se comienza con las bases para este tema.

"Vemos que se violentan de manera reiterada sus derechos elementales, el derecho a la salud porque no se atienden como debe de ser, el derecho a la educación, porque hay que decirlo, tanto en escuela públicas como privadas, en ocasiones no se les admite, son rechazados".