Los medicamentos pueden retrasar la demenciación

Fernando Sánchez Nájera, médico psiquiatra, aseguró que aunque el Alzheimer es incurable, ya se cuenta con algunas herramientas que ayudan a reducir el impacto de los síntomas.
Los medicamentos mejoran la atención, concentración y memoria al oxigenar el cerebro.
Los medicamentos mejoran la atención, concentración y memoria al oxigenar el cerebro. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Las funciones mentales superiores son la inteligencia, memoria, razonamiento o resolución de problemas y se pierden de forma paulatina en el paciente que tiene Alzheimer, dice el psiquiatra Fernando Sánchez Nájera.

Afecta además el estado de ánimo, con estados depresivos, el paciente puede ser irritable, arisco, o incluso agresivo. La intervención del médico especialista en psiquiatría, se da por lo regular en la segunda fase de la enfermedad.

"En la primera fase ni siquiera se ha hecho el diagnóstico, el paciente no se ha dado cuenta y apenas los familiares se van percatando, y lo achacan a síntomas seniles".

"Al hacerse esto persistente, ya estamos en la fase dos y entran los problemas emocionales, que el psiquiatra puede atender con medicamentos para mejorar su ánimo".

"La intervención del psiquiatra se ve reducida a los problemas emocionales del paciente. También de la familia, en educación, porque es un golpe muy duro, al ser una enfermedad crónica, degenerativa, incurable y mortal por necesidad".

Pero además hay cuadros de paranoia, en el que el paciente cree que alguien amenaza su vida, o que se meten a robar en la casa y hasta les da celotipia, pues celan a la pareja, aunque ya esté viejita, de formas que pueden ser agresivas y se brindan antipsicóticos.

Sin embargo, las dosis se tienen que adecuar por que el deterioro cerebral no permite que la medicación actúe de la forma en que debe, al no entablarse las conexiones neuronales de forma normal.

"Es paradójico por que a veces da el efecto contrario, o el efecto péndulo, por ejemplo para dormir, que lo toman pero les hace hasta después de varias horas", duermen a las cinco de la mañana y despiertan a las tres, pues la neurona no reacciona.

Por fortuna, comenta el médico, hay medicamentos que no existían hace unos 20 años y que ahora se pueden usar para que los pacientes puedan retrasar la demenciación, aunque no son curativos.

Mejoran la atención, concentración y memoria al oxigenar el cerebro y tienen un uso más generalizado, pues no son controlados.

Siguen las innovaciones científicas médicas en marcha para buscar una curación ante esta enfermedad, aunque aún hay que sobre llevarla con lo que tenemos a mano.

Cabe destacar que aunado al deterioro mental, el paciente puede llegar a tener un deterioro físico, consecuencia de la misma enfermedad, pues las funciones fisiológicas se van perdiendo: bajan de peso, baja su capacidad metabólica, dejan de moverse, quedan postrados en cama.

Recomienda el doctor Sánchez Nájera que sean al menos 3 personas quienes cuiden al paciente, por que dejar el cargo a una sola persona es devastador, al enfrentar conductas que el paciente no asume de manera consciente, como orinar en la sala, o ensuciarse, u olvidarse. A veces el cuidador se enferma más.

Han cambiado muchas cosas, pues estas enfermedades no se veían hace años, ya que la expectativa de vida era breve. Así mismo, los círculos sociales se han disgregado y los cuidados tampoco son los mismos para un familiar con cualquier enfermedad.

El hecho de atender estas necesidades y exigir que las autoridades otorguen mejores servicios de salud, podría lograr que el panorama que ahora es sombrío para esta enfermedad, mejore.