Mujeres son más propensas a enfermar de la tiroides

Todas las personas cuentan con la glándula, pero al no presentar problemas, pocos reparan en ella. Agustín Madero, médico endocrinólogo, dio los detalles de lo que implica padecer este desorden.

Torreón, Coahuila

El médico endocrinólogo Agustín Madero, señaló que la glándula tiroides "es un órgano único, que se encuentra ubicado en la parte delantera de la tráquea y tiene forma como de una mariposa".

"Las alas son los lóbulos tiroideos. Es difícil que una persona la toque, a menos que esta crezca y se haga aparente".

Produce 2 hormonas, que se abrevian como T3 y T4 (con estructuras químicas de 3 o 4 átomos de yodo) y que viajan a través de la circulación, alcanzando a todas las células del organismo, favoreciendo la generación y utilización de la energía.

Cuando los niveles de estas hormonas son normales, las células operan como un sistema de alto rendimiento, ni de falta ni de sobra. Las alteraciones generan que las hormonas se produzcan sobre o por debajo de los niveles normales.

Desde el punto de vista funcional, una tiroides enferma en estos casos. Cuando funciona de más, se denomina hipertiroidismo, cuando no lo hace, es hipotiroidismo.

Hay otras patologías de la tiroides que tienen que ver con la forma o el tamaño: aparición de quistes, crecimiento de la glándula, incluso cáncer. Estos problemas también pueden derivar en deficiencias en el funcionamiento de la glándula.

A veces, comenta el médico, la gente llega y dice "tengo tiroides". Todos la tenemos, pero no todos enfermamos de esta parte de nuestro cuerpo, que si no enferma, quizás nunca nos percatemos que está ahí.

La tiroides produce sus hormonas con yodo, es el único órgano corporal que usa el yodo activamente para realizar su función, la gente sabe que hay una correlación y se usa para tratar la enfermedad.

La falta del mineral en algunas regiones, sobre todo zonas montañosas, es donde se pueden dar deficiencias de yodo y enferman a la población si no lo integran a su alimentación.

Regiones como La Laguna, donde existió un mar antiguo, no tienen esa problemática, tampoco en los lugares más cercanos al nivel del mar.

"Hay una base de origen común en las alteraciones del cuerpo que es la producción de anticuerpos".

"Tendríamos que hablar de enfermedades auto inmunes, cuando el organismo en su proceso de desarrollar anticuerpos, deba identificar a los que debe atacar y a los que no".

"De aquí se derivan las enfermedades de esta glándula. No causa dolor ni molestias, hasta que la deficiencia hormonal genera la sintomatología.

Puede tener bases genéticas, pero también medioambientales que llegan a disparar la respuesta auto inmune.

Además, tiene algo que ver con el género, pues la mujer desarrolla más que el hombre las enfermedades de tipo auto inmune.

Y la disfunción glandular puede ser congénito, por eso la prueba del "Tamiz" a bebés recién nacidos, aunque puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente en la mujer en edad reproductiva, los casos nuevos aumentan con la edad.

"El tratamiento de hipotiroidismo es bastante sencillo: si no producimos hormonas, las tenemos en forma de pastillas. Es una pastilla que se toma una vez al día, basta con que no se nos olvide". Es incurable.

Pero cabe recordar que los tratamientos los determina el médico, en base a la historia clínica de cada paciente.

Por otra parte, el hipertiroidismo es un poco más complejo, pero a diferencia del hipotiroidismo, se puede llegar a curar.

Aunque al final de cuentas, la cura consiste en que se convierta en hipotiroidismo. Así que hay que seguir tomando medicina siempre, pero en un tratamiento más sencillo.

"Hay una base de origen común en las alteraciones del cuerpo que es la producción de anticuerpos".

Entre las novedades terapéuticas, están el yodo radiactivo, que ha tenido buena aceptación desde el punto de vista de la evidencia médica, que señala que se produce menos daño, es más sencillo.

Pero no universal, pues no todos son buenos candidatos. La cirugía también es alternativa al retirar la glándula. Los porcentajes de curación son buenos, pero también en estos casos, terminan con hipotiroidismo.

Otro tratamiento es medicación por tiempo largo, entre 18 y 24 meses y ver si al retirarlo, hay remisión de la enfermedad, aunque son índices bajos.

"Mucha gente lo ve como reemplazar una enfermedad con otra. Pero yo más bien veo que la consecuencia de quitar el hipertiroidismo es dejar el hipotiroidismo como secuela, que es más manejable. Se puede vivir con hipotiroidismo siendo cumplido con el tratamiento".