ENTREVISTA | POR LUIS CARLOS VALDÉS DE LEÓN

Martí Boada Junca Doctor en Ciencias Ambientales, Geógrafo y Naturalista

Señala que aunque la preservación del medio ambiente no es un trabajo que se debe dejar únicamente al gobierno, sí se hacen necesarias políticas públicas de largo plazo que trasciendan administraciones gubernamentales 


"Los ecosistemas no siguen ritmos electorales"

Martí Boada Junca, Doctor en Ciencias Ambientales, Geógrafo y Naturalista.
Martí Boada Junca, Doctor en Ciencias Ambientales, Geógrafo y Naturalista. (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

Especialista nacido en Cataluña, España, Martí Boada Junca, impartió la conferencia magistral "Biodiversidad Urbana, Indicador de Sostenibilidad", en el marco del Décimo Cuarto Encuentro de Biodiversidad y Desarrollo Sostenible en La Laguna.

Es importante el compromiso público y personal, no todo hay que dejarlo a los políticos. El cambio que es necesario lo tienen que generar todos los ciudadanos.

Señaló que aunque la preservación del medio ambiente no es un trabajo que se debe dejar únicamente al gobierno, sí se hacen necesarias políticas públicas de largo plazo que trasciendan administraciones.

Doctor en Ciencias Ambientales, Geográfo y Naturalista, recibió de las Naciones Unidas el premio Global 500 de manos de Nelson Mandela por su trayectoria.

Tiene más de 100 libros publicados y toda una vida puesta al servicio del Medio ambiente.

Momentos previos a su viaje a la Antártida donde realizaría un estudio, expuso sus puntos de vista en torno a las problemáticas que atacan a los ecosistemas.

¿Cuántos años de trayectoria dedicado al medio ambiente?

Tengo varios años de trayectoria. Empecé desde muy pequeño, vengo de una familia muy humilde, campesina.

Aprendí a vivir con el medio ambiente desde muy niño. Todo el conocimiento por el medio ambiente lo tuve con mis papás.

¿Qué radiografía puede hacer sobre la problemática de los polinizadores?

No es un problema local, el tema de los polinizadores es mundial, la contaminación ha afectado a la reproducción de las abejas así como de muchos grupos de animales.

Lo de las palmeras, que es derivado de una plaga sudafricana, ha matado a miles en el Mediterráneo y no se ha encontrado solución en el momento.

Son indicadores que no nos deben alarmar, pero sí nos da ciertos síntomas, como cuando una persona está enferma. Ahora mismo he estado en Arteaga y he visto aquellos montes que son un paraíso, es una maravilla.

¿Qué le impresionó más de la Sierra de Arteaga?

Aquí no tiene pirámides ni capillas góticas, pero esto es mucho mejor con estos bosques de coníferas de pino únicos en el mundo.

Esto si estuviera en Europa, sería anunciado en las autopistas y se convertiría en un elemento de dinamización de turismo verde que todos vendrían a ver.

Me recuperaba de un shock y pasaba a otro. Hay que conservarlo porque han heredado una riqueza económica, con esto hay que animarla, no explotarla. Gente de Suecia, Australia, vendría a ver esto.

¿Qué impacto le generó el Arteaga donde hay diversos productos turísticos justo en sierra?

Me impactó negativamente ver las cabañas medio abandonadas, es como si en Teotihuacán metieran cabañas, eso no debe ser. No tienen que estar dentro.

Hay que hacerlas fuera, es como se hace en otras partes del mundo. Estoy en Naciones Unidas, no es pertinente, pero seguro que los propietarios lo han hecho con buena fe, está bien que quieran obtener un beneficio, pero no hacerlo de esta forma.

¿Cuál es el comportamiento en otros casos similares que haya conocido en el mundo?

En España, el segundo país turístico del mundo con 50 millones de visitantes al año, el turismo es básico y no podemos destrozarlo. Si tenemos un cuadro de Frida Kalho, hay que cuidarlo, conservarlo.

Lo de las palmeras, que es derivado de una plaga sudafricana, ha matado a miles en el Mediterráneo y no se ha encontrado solución en el momento.

¿Qué se tiene que hacer para contrarrestar las problemáticas ambientales?

Hay que comprometer a los políticos, el problema que tenemos es que los ciclos electorales son muy cortos, los políticos atienden cosas más inmediatas y el medio ambiente lo ven como un tema de cosmética.

Es importante el compromiso público y personal, no todo hay que dejarlo a los políticos. El cambio que es necesario lo tienen que generar todos los ciudadanos.

Hay síntomas de disfusión, se tiene que trabajar y tomar en serio las políticas ambientales, esto no es un tema de 4 ambientalistas.

Se requieren políticas de largo plazo, pero el drama es que los ecosistemas no siguen los ritmos electorales.