Ambientalistas proponen extraerle menos al acuífero

El ambientalista Gerardo Jiménez, destacó que es importante que desde ahora los candidatos a diputados federales definan su postura porque les va a tocar decidir sobre estos temas.
Eugenio Treviño resaltó que la tecnología propuesta busca una mayor reducción de los niveles de arsénico y otros contaminantes.
"El agua se fue sobreconcesionada, por lo que se requiere reducir el volumen extraído". (Milenio Digital )

Torreón, Coahuila

Ambientalistas de la organización civil Encuentro Ciudadano Lagunero llaman a los candidatos a diputados federales tomar con seriedad el tema del agua, fijando su postura al respecto.

Piden que se atienda la Ley General de Aguas en materia medición y regulación para disminuir los volúmenes de extracción y con ello concentraciones de arsénico.

Esto, al considerar la problemática de la sobre explotación del acuífero principal que abastece la Comarca Lagunera, que ha traído como consecuencia un problema de salud pública en comunidades de la periferia, por el consumo de agua contaminada con arsénico.

Rechazan el proyecto que se sometió a consideración del Congreso en la actual legislatura, que mercantiliza más el uso del agua.

"Es importante que desde ahora esos diputados definan su postura porque les va a tocar decidir sobre estos temas".

"El agua se fue sobreconcesionada, por lo que se requiere reducir el volumen extraído y con ellos se mejora la calidad del agua".

"Al disminuir las concentraciones de arsénico por la recuperación de agua, la Comisión Nacional del Agua no actúa por la presión de los intereses que se van a afectar", dijo el ambientalista Gerardo Jiménez.

"En la actual Ley de Aguas Nacionales está contemplado que presidente de la República puede cancelar una concesión si es de utilidad pública".

"Lo que procede dado que por sacar más agua del volumen concesionado, están causando un problema de salud pública, manifestó el investigador Francisco Valdés Perezgasga.

El toxicólogo e investigador Gonzalo García Vargas declaró que la autoridad se resiste a atender el problema de salud a consecuencia de la contaminación del metaloide, cuando el problema le demanda más recursos de los que tiene presupuestados.

"La autoridad batalla mucho para lidiar con el poder económico".

Recordó que en 1986 se inició un programa de este tipo y desde entonces se reconoce que el hidroarsenicismo en un problema de salud pública.

Destacó que se requiere un programa de vigilancia epidemiológica en las comunidades rurales afectadas.

Se crean acciones para detectar a los pacientes que tenían lesiones en piel, cáncer de piel y otro tipo de cáncer vinculado al consumo de agua contaminada con el metaloide.

Mientras que en 1988 se suspende operativamente el programa ante la falta de recursos.

"Hemos visto en trabajadores del sector salud, que si un paciente tiene cáncer de piel, sí lo atiende el seguro social, cuenta con los mecanismos, pero si es un paciente que no tiene el beneficio y lo cubre el Seguro Popular o la Secretaría de Salud, no se ven mecanismos para que este paciente pase a un segundo nivel o un tercer nivel de atención, que es lo que debe proceder".