Encallamiento sin expediente, o un recuento de absurdos

La magnitud de los daños y las consecuencias ecológicas, aún no han sido determinados.
El sitio del encallamiento “es una compleja zona de acantilados”.
El sitio del encallamiento “es una compleja zona de acantilados”. (Pedro Medina Rosas)

Guadalajara

En cualquier país de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), un encallamiento marino es un caso ambiental grave, pero en México –miembro de ese selecto grupo de países con las mayores economías mundiales- parece que no, como lo demuestra el caso del buque Los Llanitos, varado en la Punta Graham desde el pasado 23 de octubre, cuando pasó el huracán Patricia por la zona.

El investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Enrique Godínez Domínguez, destaca en un análisis que entregó a este diario: "La tarde-noche del 23 de octubre pasado, el buque Los Llanitos fue arrastrado por los fuertes vientos con rachas superiores a 200 kilómetros por hora y oleaje de tormenta de hasta seis metros de altura del huracán Patricia, y encalló en el litoral rocoso de Punta Graham o Punta Navidad [...] Los Llanitos es un buque granelero construido en 1993, con 230 m de eslora [longitud], 32 m de manga [anchura de la cubierta] y 13 m de calado, el cual se dedicaba a últimas fechas al traslado de material [pellet] de hierro entre los puertos de Lázaro Cárdenas y Manzanillo".

Los primeros análisis "muestran un pequeño derrame de hidrocarburos ocurrido durante el encallamiento, el cual se disipó a los pocos días debido a la gran dinámica hidrológica del sitio; sin embargo, un preocupante derrame no controlado de un ligero aceite mineral y de un compuesto de alto peso molecular y gran toxicidad formado por Politielenglicol a base de líquidos anticongelantes, han sido registrados a más de una semana del accidente. Además del hidrocarburo en forma de diésel [medio millón de litros declarados], existen otros compuestos altamente peligrosos que un buque de estas dimensiones, emplea para su funcionamiento cotidiano: 15 mil litros de aceites lubricantes, anticongelantes, detergentes, solventes y otros".

El sitio del encallamiento "es una compleja zona de acantilados y submareal rocoso con parches de arena, salpicada por un gran número de rocas ahogadas y emergentes, que hacen casi imposible que el buque pasara por ahí y terminara recargado en las rocas en un ángulo casi imposible. La profundidad media de esa zona es de 12-15 m, así que el calado de la embarcación y el oleaje de ese día hacen suponer que el casco golpeó de manera reiterada la estructura rocosa del lecho marino, causando un daño en un polígono que alcanza las 10 hectáreas. La magnitud de los daños, aun no se ha determinado, y las consecuencias ecológicas y de afectación para la pesca, demorará aún más. Esta zona se destaca por ser uno de los principales caladeros de la flota artesanal que opera en Barra de Navidad y Melaque, y produce de manera documentada pulpo, langosta y escama [peces]".

No es poca cosa, entonces. "La legislación ambiental de prácticamente todos los países de la OCDE, consideraría el encallamiento de un buque de esas dimensiones en un sitio de tan alta fragilidad, como incidente grave, y se abriría un expediente inmediatamente, sin embargo en nuestro país, la Profepa, nuestro fiscal ambiental, reconoce no haber abierto ningún procedimiento administrativo por no haber evidencias de daños ambientales. Esta acción resulta preocupante y muestra que las instancias que deberían perseguir y castigar daños y afectaciones ambientales, parecen más preocupadas en minimizar o ignorar las afectaciones que no son escandalosamente visibles o están embarradas de chapopote".

Al no haber un reconocimiento de los daños, "podría no haber como consecuencia medidas de mitigación, ni un plan de restauración y otras acciones de compensación que marca la ley en estos casos. Tampoco habrá un monitoreo de largo plazo de los impactos y de las acciones de restauración. Éste no puede ser otro caso donde existe un daño ambiental omiso, y donde la comunidad y el ecosistema asuman todos los costos", advierte.

Claves
El contexto

  • El transporte marítimo ha revolucionado al mundo, y ha sido uno de los factores más determinantes en la globalización […] buques tanques, graneleros y de contenedores, son los medios de transporte marítimo más importantes
  • Mientras que el crecimiento de la economía mundial fue en los últimos años de aproximadamente 3 por ciento, el crecimiento del comercio mundial fue de un 5.5 por ciento anual, siendo la vía marítima el medio principal para el desplazamiento de mercancías
  • Con cierta frecuencia ocurren accidentes que terminan en varamientos o encallamiento de buques en la costa. Los dos principales impactos al ambiente en esos casos se producen por el derrame de hidrocarburo, el cual llega a tener alcances regionales, y por daños en el litoral rocoso por efectos físicos directos, el cual se considera tienen alcance local
  • Este último puede llegar a ser muy significativo cuando se destruye arrecife de coral o arrecife rocoso, sistemas ambos que se destacan por su gran biodiversidad y sobre todo en el caso del último, por su gran importancia pesquera. Los arrecifes rocosos, constituyen las principales áreas de pesca llamadas por los pescadores como bajos o caladeros de pesca

Fuente : Enrique Godínez Domínguez, investigador de la UdeG