Empresas en riesgo ante falta de plan de sucesión

Un 40 por ciento de las compañías en el país están vulnerables.
En el 90 por ciento de los casos estudiados el sucesor es un familiar y es del sexo masculino.
En el 90 por ciento de los casos estudiados el sucesor es un familiar y es del sexo masculino. (Archivo)

Monterrey

Pese a que en México el 90 por ciento de las firmas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores son empresas familiares éstas no tienen entre sus prioridades diseñar e implementar un plan de sucesión, en la mayoría de los casos lo van posponiendo hasta que se presenta el fallecimiento del dueño ya sea por muerte súbita, o por larga enfermedad, esta situación pone a la empresa en riesgo de desaparecer.

De acuerdo con una investigación elaborada en este año por Banamex y ProfitConsulting y que consistió en aplicar una encuesta a 322 empresas en diferentes estados del país, arroja que casi el 40 por ciento de las empresas familiares se encuentran en el nivel crítico que implica un alto riesgo por no atender el tema de sucesión.

Banamex junto con ProfitConsulting realizaron una encuesta, la cual 71 por ciento de los entrevistados ocupan el puesto más alto en la empresa, es decir, son presidentes del consejo y/o directores generales, lo que demuestra que las encuestas fueron contestadas por los líderes de las empresas dando respuestas confiables.

El 46 por ciento de las empresas encuestadas tienen más de 40 años de antigüedad. Destaca que el 3 por ciento tienen 100 años o más de existencia y 16 por ciento tiene menos de 18 años de haber sido fundadas. Un 38 por ciento de las empresas encuestadas tuvieron su origen en las décadas de los años 70 y 80.

La muestra es representativa de todas las zonas geográficas del país. Además un 63 por ciento de las empresas participantes se extienden más allá de su ámbito local y regional.

Las empresas participantes son fuente importante de empleo: 38 por ciento tiene plantillas mayores a 500 personas, y sólo un 21 por ciento de empresas tienen un máximo de 100 empleados, subraya el estudio en referencia.

En México, las empresas familiares encuestadas aún dependen demasiado del líder, en 68 por ciento del total, lo que pone de manifiesto su vulnerabilidad ante su eventual ausencia, así como su falta de institucionalidad.

En este sentido se resalta que sólo 14 por ciento tiene un plan de sucesión por escrito y poco más de 10 por ciento tiene un plan de retiro.

No obstante, 35 por ciento señala que está identificado el sucesor claramente y que existe un plan para su desarrollo profesional en la empresa.

Lo anterior pone de manifiesto que la transición generacional peligra por falta de previsión.

El 90 por ciento de los casos estudiados el sucesor será un familiar y éste será del sexo masculino.

Otro hallazgo que arroja la investigación es que 72 por ciento de las empresas tienen políticas claras y por escrito para la contratación, despido y remuneración de los miembros de la familia.

Esto se refleja en que 31 por ciento de las empresas contratan a los miembros de la familia por su parentesco y no por capacidad laboral, a lo que es necesario añadir que 30 por ciento no determina la remuneración de los miembros de la familia.

Banamex y ProfitConsulting difundieron el estudio el lunes pasado, en él indican que casi la totalidad de las compañías encuestadas se autodenominan empresas familiares.

“Se entiende por empresa familiar todas aquellas cuyo control accionario es propiedad de la familia y al menos dos familiares están involucrados en su operación o consejo de administración”, se explica en análisis.

El estudio anota también que un 58 por ciento no tiene consejo familiar, un 32 por ciento no cuenta con un consejo de administración, un 30 por ciento no tiene estatutos actualizados y un 12 por ciento no tiene grupo directivo profesional y competente.

Además, una tercera parte de los consejos no participan en las tareas de planeación, tampoco cumplen con su responsabilidad de asesorar eficazmente al director general, ni promueven la rendición de cuentas de los directivos.

Esto significa que estos consejos no cumplen plenamente con sus actividades fundamentales.

Un 85 por ciento de las empresas encuestadas están dirigidos por la primera y la segunda generación. El 15 por ciento restante corresponde a aquellas que están a cargo de la tercera y cuarta generación.

Claves

Las reglas

- En casi 70 por ciento de las empresas en México trabajan juntas dos generaciones de la familia propietaria, lo que implica la necesidad de una comunicación efectiva.

- Un 77 por ciento de las empresas familiares mexicanas están controladas en un 100 por ciento por la familia propietaria. Sólo 3 por ciento del total son dueñas de 50 por ciento.

- Un dato importante es que no se permite la participación de los familiares políticos en la empresa. Sólo 36 por ciento de los encuestados los admitieron como empleados.