Empresarios son renuentes a implementar tecnología

Les resta competitividad.
Ofrecen a los estudiantes alternativas para entender conceptos de ciencias exactas.
Ofrecen a los estudiantes alternativas para entender conceptos de ciencias exactas. (Giselle Acevedo)

Pachuca

En Hidalgo, la mayoría de las empresas son renuentes a implementar tecnología en sus estrategias de venta, lo que les resta competitividad en el mercado nacional e internacional, afirmó Omar Porcayo Rojas, al detallar la creación de nuevas unidades económicas, que como la suya ofertan nuevas aplicaciones web.

Atribuyó dicha condición, a que las empresas con más de 10 años de vida temen dejar de manejarse como les ha funcionado, sin percibir que con ello se pierden de satisfacer las necesidades del nacional o internacional.

Omar Porcayo, destacó que pese a que el panorama en cuanto al consumo de innovación es desalentador, las nuevas generaciones le están apostando al tema, cuestión que a futuro esperan tenga injerencia en la estrategia gubernamental que busca hacer ver a la entidad como un espacio donde se ofertan servicios de todo tipo.

El emprendedor actualmente trabaja al lado de nueve colaboradores en el desarrollo de páginas web, videojuegos y aplicaciones, servicios que para su conformación requirieron de los recursos que el Programa de Estímulos a la Innovación (PEI), que año con año ofrece el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“Nosotros fuimos apoyados por el PEI con más de 3 millones de pesos; en un principio iniciamos tres personas en el proyecto, pero ya nos hemos extendido, hemos contratado mercadólogos y administradores”, dijo.

Entre los servicios que ofrece la compañía representada por Porcayo Rojas destaca la aplicación de tipo educativo denominada “Laboratorios virtuales”, que permite la enseñanza de física y química a nivel secundaria a través de experimentos.

Este proyecto aún se encuentra en proceso de conformación y está planeado que en tres años salga al mercado.

La propuesta de los emprendedores es que los estudiantes cuenten con alternativas interactivas que les permitan entender los conceptos correspondientes pero de una forma divertida.

 “Ya pasamos por la parte del desarrollo del proyecto, vamos a pasar a la cuestión de diseño en donde se hace el arte, la programación y los audios”, sostuvo el joven.

Adelantó que esta herramienta va a ser descargable en dispositivos android no solo de Hidalgo, pues el mercado no es el óptimo.

El objetivo principal del servicio serán los padres de familia, pues son las nuevas generaciones las que demandan de alternativas para mejorar su vida tanto de entretenimiento como de aprendizaje, aunque no descartan establecer convenios con escuelas.

La aplicación será traducida al inglés y mandarín, pues México no está inmiscuido en la materia de la innovación como tal. 

Entre las problemáticas a las que el joven emprendedor prevé enfrentarse está la falta de procesos del registro de software.

“Además necesitamos que las empresas entren al ecosistema de la innovación, nosotros con nuestra tecnología las hacemos crecer y ellos con sus recursos nos ayudan en el mismo aspecto. Generemos un ecosistema en el que todos crecen, todos ganan y todos se apoyan”, subrayó.

Según la última información publicada por el Conacyt, en 2011 la producción de artículos científicos se situó en 9 mil 913; lo que significó un crecimiento del 8.1 por ciento respecto a 2010.

El incremento de estos materiales durante el periodo 2006-2011 arrojó una tasa media de 6.5 por ciento. Este aumento en dicho lapso, se atribuye al comportamiento positivo de las disciplinas generadoras del mayor número de artículos, tales como: Plantas y Animales, Medicina y Química.

En 2001 se estimaba que el número de investigadores por cada mil integrantes de la población económicamente activa llegaría a uno, esto se debe al bajo ritmo de crecimiento de científicos.

Durante el periodo de 2006- 2011 hubo un incremento medio anual del 4.9 por ciento en el número de los investigadores del 2.4 por ciento respecto con 2010.

Para incentivar a los científicos se creó la convocatoria Cátedras Conacyt para Jóvenes Investigadores, para incrementar y fortalecer la capacidad de generación, aplicación y transferencia de conocimientos en áreas prioritarias.