Empresa ACS “ata de manos” al Ayuntamiento

La pasada administración de Torreón ratificó el contrato por un plazo de 156 meses, con lo que la empresa esta facultada para operar el sistema de prepago al 100%.
La empresa obligará a que se rinda cuentas sobre el servicio de prepago.
La empresa obligará a que se rinda cuentas sobre el servicio de prepago. (Alejandro Alvarez)

Torreón, Coahuila

Luego de que el titular de la Dirección General de Vialidad y Movilidad Urbana de Torreón, Fernando García Tapia, declaró que revisará el contrato con ACS para valorar si continúa a cargo del sistema de prepago, voceros de la empresa respondieron que en la pasada administración se ratificó el contrato por un plazo de 156 meses.

Hay clausulas por rompimiento de contrato, que representan sumas millonarias, a título de daños si se permitiera el ingreso a otra empresa, comentaron.

García Tapia señaló al respecto, que tiene interés en reunirse con representantes de la empresa para conocer el estado del contrato.

Según representantes de ACS Solutions, en la sesión de Cabildo del 9 de julio de 2010, se autorizó  por mayoría el dictamen mediante el que se reformaría el reglamento, con el fin de reconocer el sistema de prepago como un servicio público obligatorio.

ACS fue facultada para operar al 100% el sistema

En los artículos transitorios se ratifica el convenio de modernización de transporte, así como el contrato de operación de la empresa ACS.

Se ordena al ayuntamiento a que firme contrato con la empresa ACS para que sea la que opere al 100 por ciento el sistema de prepago, que suministre, repare, y gestione lo relacionado.

Por lo que la empresa está facultada para operar el servicio de prepago de manera exclusiva, por un plazo de 156 meses de operación, con derecho a prórroga.

Se publicaron las reformas al reglamento de Transporte público de Torreón, en el Diario oficial del Estado el 10 de agosto de 2010.

Autoridades obligadas a implementar prepago

En 2007 se firmó el convenio de modernización de transporte, con el que se obliga las autoridades de aquel entonces y a las que se van incorporando conforme el cambio de administraciones, a que el transporte de la ciudad cuente con un sistema que les permita validar con tarjeta el pasaje.

Se ordenó la creación de dos fideicomisos, el primero que administre el sistema de prepago y otro en el que se administren aportaciones de los transportistas.

En octubre de 2007, se firmó por primera vez el contrato de operación del sistema de prepago,  por los integrantes de los fideicomisos, el secretario del ayuntamiento y el titular de la dirección de Transporte.