Empleados, sin pago por “extras”

Señalan además que las ofertas que las tiendas ponen en “el fin de semana más barato del año” son similares a los de cualquier rebaja.
Consumidores abarrotaron las diversas plazas y locales de la ciudad.
Consumidores abarrotaron las diversas plazas y locales de la ciudad. (Patricia Ramírez)

Guadalajara

Basta que en el aparador de alguna tienda se exhiba la palabra "descuento" seguida de la frase "Buen Fin", para que ese negocio se convierta en un atractivo para los consumidores durante este también llamado "el fin de semana más barato del año", que a su paso deja desquicio en las calles y largas jornadas laborales que no en todos los casos se le remuneran como corresponde.

En un horario regular, Leslye, que estudia durante la semana, trabaja sábados y domingos de 11:00 a 21:00 horas en un local de venta de ropa de una plaza ubicada en el sur de la avenida López Mateos; sin embargo, este fin de semana que parece hacerle un tributo al consumismo es distinto, "me va a tocar trabajar de viernes a lunes de nueve a nueve, va a ser una friega", señaló.

Y no se equivocaba, tan solo el viernes 13 registraron más ventas que las que logran hacer en tres días de un fin de semana cualquiera, los consumidores prácticamente no dieron descanso a las cuatro muchachas que trabajan en la tienda.

Ayer las ventas pintaron aún mejor en cuanto a la afluencia de clientes, por lo que las ganancias para el negocio podrían ser las mejores en el año; no así para los empleados, que a pesar de trabajar dos horas más de cada uno de los cuatro días que dura el Buen Fin, no tendrán ninguna remuneración extra en su salario.

"Nos van a pagar con tiempo, las horas extras que acumules te las pagan con tiempo, o sea que otro día normal nos dejan salir temprano o llegar tarde", explicó la joven de 23 años, que se dijo consciente de que eso ocurrirá hasta enero o febrero durante la temporada baja, ya que ve complicado que la dejen salir antes del cierre de la tienda durante diciembre o lo que resta de noviembre.

A tres locales, trabaja Gonzalo, en una tienda de deportes a la que la gente hace fila para entrar. "Nos van a dar que disque un bono para comida, es de 45 o 50 pesos", señaló un tanto molesto porque, al igual que a Leslye, no le pagarán nada extra a su sueldo a pesar de que su trabajo sí lo será con respecto al que desempeña normalmente.

Por otra parte, las ofertas que algunos negocios ponen a disposición en el Buen Fin, según Leslye, son similares a las de cualquier rebaja por venta nocturna o cambio de temporada, mientras que Gonzalo aseguró que los precios de la mercancía suben en septiembre, y si bien bajan para este fin de semana, no es de una manera que se pueda decir fuera de proporción con respecto a otras etapas del año.

Sin embargo, ignorando lo anterior los consumidores abarrotaron las calles, plazas, locales, centros comerciales y por consecuencia colapsaron vialidades, situación que terminan por padecer quienes no harán compras este fin de semana.