Empeño de extracción puede causar revuelta

Dice Alfonso Arroyo, Nuevo León y Tamaulipas se unieron por un interés propio, más esto puede provocar una catástrofe ecológica.
Creen que la contingencia mayor de contaminación podría ocasionar un estallido social.
Creen que la contingencia mayor de contaminación podría ocasionar un estallido social. (Aristeo Abundis)

Pánuco

De acuerdo a la opinión del presidente de la Confederación Regional de Usuarios del río Pánuco, no es factible el trasvase de agua el río de manera permanente, como se pretende a través del proyecto Monterrey VI, pues se tomaron en cuenta factores globales de millones de metros cúbicos de agua que se van al mar.

Sin embargo esto es la derrama global y no corresponde a una constante mes con mes, lo que implica que en algunos meses no habrá el nivel suficiente y demás la llamada cuña salina invadirá el río Pánuco en muchos kilómetros provocando contaminación salina de mantos freáticos y diversos inconvenientes a ecosistemas.

Alfonso Arroyo Amezcua, quien és además vocal del Consejo de la Cuenca del Río Pánuco, representante de agua de uso industrial, señaló que cuenta con los estudios necesarios y suficientes para poder justificar que se impida el trasvase de agua del río hacia Nuevo León y aseguró que si intentan llevarse agua en los meses de estiaje se provocaran diversos inconvenientes que se reflejaran en un estallido social, pues dijo los ciudadanos entrarían desde todas las actividades productivas hasta la sociedad civil en general, en condiciones de defensa que implicaría evitar a toda costa los trabajos de bombeo.

Explicó que desafortunadamente ya no se cuenta con el apoyo de la zona de Tamaulipas pues desde las autoridades estatales han entrado en convenio con Nuevo León para también darle uso a parte del agua que se extraiga, indicando que los estudios realizados por especialistas ambientalistas y de universidades como la UNAM, UAT, y otras empresas e instituciones, reconocen que no es factible porque además llevar agua para almacenarla en una presa de Nuevo León, significaría contaminar aquel ecosistema con microrganismos, y posible nacimiento de plagas que generaría acciones devastadora a los neoleoneses, sin contar con los efectos nocivos que se estarían provocando de manera directa en Pánuco.

El especialista indicó que en los meses de diciembre a mayo, no será posible llevar  agua y de hacerse estarían llevando gran contaminación de seis estados de la República, y de la misma manera perjudicando a los ecosistemas locales, asegurando que cuentan con los estudios que sustentan estas condiciones y que ya están en poder de autoridades legislativas, de la Comisión Nacional del Agua y de la propia Presidencia de las República quienes se comprometieron desde marzo a realizar una reunión en Pánuco para dar mayor explicación del propósito del trasvase y al no realizarse con su silencio literalmente están aceptando la realidad catastrófica.

Arroyo Amezcua no descartó que el trasvase de agua por el Proyecto Monterrey VI, sea también parte de una cortina de humo para darle otra utilización al agua y manejarla como principal mecanismo para la llamada fractura hidráulica o fracking, tecnología prohibida en algunos países por la que se inyecta agua mezclada con diferentes sustancia para perforar los pozos de los que luego se extraería el llamado gas Shale, lo que constituiría una peor situación, pues más del 90 por ciento del agua que se utilice, no sería recuperable y la poca no tendría uso doméstico generando paralelamente grave contaminación a los mantos freáticos.