‘Inundan’ empanadas las calles del centro y panaderías

Guadalajara hace gala de una tradición culinaria de Cuaresma, infaltable el Jueves y Viernes Santo.
Las panaderías en Torreón se encuentran en crisis debido a la baja en las ventas.
Turistas y paseantes se suman a la tradición de la empanadas en Jueves Santo (Nacho Reyes)

Guadalajara

Ya huele a empanadas. El olor de la masa recién horneada se esparce hacia la calle y apenas se cruza el umbral de la “Casa de Doña Mely” también llena el olfato la mezcla de mermeladas que ahí mismo se preparan como relleno de las tradicionales empanadas.

 

Desde hace 34 años María del Carmen Barrera, “Doña Mely” se dedica a la panadería y esta vez cumple puntual su cita con una tradición culinaria de la que Guadalajara hace gala en Cuaresma… infaltable el Jueves y Viernes Santo.

 

Durante siete días, a partir del sábado víspera del comienzo de la Semana Mayor, Doña Mely junto a un equipo de laboriosas mujeres estarán entregadas al arte de hornear los apetitosos panes en forma de triángulos que estarán a la venta en las calles del centro tapatío, e torno al templo de San José, a pedido expreso de su fiel distribuidor.

 

Sólo de su panadería, montada para la ocasión en el barrio de Mezquitán Country, saldrán cerca de 6 mil empanadas, a competir con las de muchos otros panaderos ya instalados en los alrededores de la Catedral de Guadalajara, de la plaza Liberación y otros puntos del centro histórico; pero también con las que se ofrecen en muchos establecimientos, desde panaderías tradicionales, tienditas de abarrotes y los puestos ambulantes afuera de los atrios de los templos católicas, hasta las fabricadas en las cadenas de supermercados.

 

De sabor dulce –las más solicitadas- o saladas. Doña Mely las ofrece preparadas con ingredientes naturales. De leche -la más clásica-, piña  y fresa son las favoritas. Ella ofrece además de coco, zarzamora y mango, entre otros diez sabores más.

 

¿Y las de sal? “De atún es la más pedida”, responde, pero de su horno agrega cuatro opciones más: rajas con queso y elote;  champiñones con queso, marlin con chipotle y camarón con queso. Todas respetan la abstención de carne de los viernes de Cuaresma.

 

Los tapatíos de cepa ya tienen definida sus preferidas. Turistas y paseantes se suman a la tradición, y se dejan sucumbir ante los tentadores triangulitos de harina rellenos de mermeladas, cremas o guisos que por estos días inundan las calles, poniendo el toque de temporada al corazón de la ciudad.