Apoyará la ONU a prevenir embarazos adolescentes

En Acuña están embarazadas el 50% de las jóvenes, informó el secretario de la Juventud en Coahuila. Muchas mujeres creen que no tienen un plan de vida y si tienen hijos y se casan pueden asegurarlo.
Los adolescentes llevan a sus casas a los bebés cuidan de ellos, posteriormente son evaluados.
Incrementarán las medidas de prevención en Coahuila. (Jesús Jiménez)

Torreón, Coahuila

Coahuila se ubica entre los 10 estados con mayor número de embarazos en adolescentes, reveló Carlos García Vega, secretario de la Juventud, por lo que ya se pidió a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) asesoría para combatir la problemática.

Y es que en Acuña, por ejemplo, el 50% de las jovencitas entre los 14 y 24 años de edad están próximas a convertirse en madres.

Muchas de ellas creen que por tener hijos se casan y aseguran su futuro, lo que resulta falso en la mayoría de los casos.

Por tal motivo, dijo, este año se reforzará la estrategia de prevención con especialistas internacionales, pues reconoció que poco ha sido el avance en la materia, ya que falta más concientización y difusión de información sobre los riesgos.

"Porque al tener un embarazo lo primero que sucede es que se incrementa la deserción escolar, pero posteriormente buscan un empleo y como no tienen preparación son empleos mal pagados, mal remunerados y sin seguridad social, donde el menor crece en un ambiente hostil, además que se corre el riesgo de tener situaciones repetitivas", indicó.

"Además se incrementa el riesgo de que las mujeres embarazadas a temprana edad puedan morir antes, durante o después del parto", añadió.

Refirió que los embarazos en la adolescencia obedecen a que las mujeres creen que no tienen un plan de vida y si tiene hijos y se casan pueden asegurar un futuro, pero en la mayoría de los casos resulta contraproducente.

De 2012 al año anterior disminuyeron en mil el número de embarazos a temprana edad en todo el Estado, sin embargo falta mucho por hacer para ayudar a las jovencitas a tener un futuro más prometedor, con carreras terminadas y más madurez personal.