Laberinto de vida: ser mamá adolescente

La incidencia de embarazos en adolescentes y no planeados se ha incrementado de manera considerable, por lo que se han creado estrategias de comunicación e información para el área rural.
"Violencia obstétrica" y "violencia mediática" serán castigados en Coahuila.
Embarazos en adolescentes (Yazmín Sánchez)

Francisco I. Madero, Coahuila

La Jurisdicción Sanitaria en esta ciudad, se enfoca en planes para hacer consciencia entre las mujeres y hombres adolescentes e impedir que los casos de embarazos prematuros continúen engrosando estadísticas.

En ese sentido, la epidemióloga Nadia Mendoza Hernández, indicó que debido a que sí se tiene una incidencia elevada en cuanto a casos de embarazos no deseados o programados entre adolescentes, se han creado estrategias para abordar a esta población.

"Tenemos una incidencia que sí llama la atención y se han creado estrategias para abordar a esta población adolescente, sobre todo informándolos y tratando de que los menores sigan un proyecto y un plan de vida. Por ello se crea la estrategia a nivel estatal que se llama Laberinto de la Vida".

"Asimismo se les detallan aspectos sobre enfermedades de transmisión sexual y se les explican los riesgos que corre una mujer al embarazarse a temprana edad."

El plan abarca una feria informativa en la cual los adolescentes recorren diferentes etapas en la vida. 

Incluso para los jóvenes se programa una dinámica en la cual, durante el recorrido por el Laberinto de la Vida, las adolescentes tienen qué brindarle cuidados a un bebé electrónico que demanda las mismas atenciones que un recién nacido de verdad.

"Tenemos además el apoyo con unos mandiles que se utilizan a manera didáctica en los hombres, entonces a los chavos les toca ponerse una panza.

Este Laberinto de la Vida ha venido recorriendo este año varias instituciones del área rural y urbana tanto en Francisco I. Madero como en San Pedro de las Colonias".

La epidemióloga dijo, que con dicha estrategia se abarca a menores en un plantel por mes y se trabaja con particular énfasis en los planteles educativos donde se observa que hay mayor incidencia de embarazos y deserción de las alumnas.

En cuanto al registro de enfermedades de transmisión sexual, la doctora Mendoza Hernández concluyó que es mínima, por lo cual se enfoca al verdadero problema que entraña el atender a una menor embarazada.