"El mayor de los tesoros son mis muchachos"

Así describe a sus compañeros de aventura, Elvira Reyes Alfaro, una mujer de más de 60 años de edad, de profesión maestra, quien se dedica a buscar riqueza enterrada.

Torreón, Coahuila

Las leyendas de tesoros ocultos en haciendas, cerros, rios y cuevas se convierten en realidad con personas como Elvira Reyes, una buscadora de tesoros profesional.

"El mayor de los tesoros son mis muchachos". Así describe esta mujer, la palabra tesoro.

Elvira Reyes Alfaro, una mujer de más de 60 años de edad, quien es una busca tesoros. De profesión maestra de segundo nivel y maestra en lengua y literatura, ha realizado en los últimos 39 años, una intensa búsqueda de diversos tipos de tesoros, una actividad que nace de las leyendas, pero que en ocasiones logra ser una realidad.

Apoyada por un equipo de apenas cinco hombres, a quienes ella ha denominado su más grande tesoro, además de equipo sofisticado de radares, casas de campaña y estudios satelitales, esta mujer ha buscado y localizado todo tipo de objetos, en su mayoría de la Revolución.

"Los aparatos son el 50 por ciento, el resto lo hace uno mismo". señala.

"La gente al encontrar algo cambia, saca su otro yo, es muy peligroso por que es probable que incluso te dejen ahí enterrada".

Elvira ha logrado localizar dagas, monedas de diversos metales, piezas de la Revolución Mexicana, cobre en diversas formas e incluso títulos de propiedad dentro de antiguas botellas.

Pero en sus vivencias, describe dos peligros, el primero de ellos la actitud radical de las personas al encontrar un tesoro por querer apoderarse de cada pedazo de metal a costa de todo, además de los gases que emanan de los cofres cerrados, para lo cual Elvira y su equipo se preparan con mascarillas especiales.

La búsqueda de esta mujer y su equipo, se concentró este fin de semana en la Sierra de Texas, a un costado de la autopista a Saltillo, el objetivo, localizar un tesoro del ex Benjamin Argumedo, un general de la revolución.

Esta mujer, quien conduce una modesta camioneta, carga en el porta equipaje lo básico para buscar tesoros, aparatos, casas de campaña y una planta de luz, además de su cuchillo, son fundamentales.

En esta labor que algunos interpretan como relajante, esta prohibido el alcohol y las armas al verse bajo los influjos del anhelo por el poder.

"La gente al encontrar algo cambia, saca su otro yo, es muy peligroso por que es probable que incluso te dejen ahí enterrada", manifestó.

Elvira comparte este gusto con amigos y familiares, además de un grupo de jubilados de la Nasa, son matrimonios que ha decidido salir a la aventura, conocer regiones remotas, escuchar testimonios y hacerse de amigos por todas partes.

Por ultimo, compartió que el mayor tesoro que uno puede tener es la vida.