"Ciudadanos deben dar seguimiento a promesas"

Julio Carrillo Gaucín, administrador de la Diócesis de Gómez Palacio, dijo que el trabajo de la Iglesia en las elecciones, será ayudar a hacer conciencia en las personas, para que acudan a votar.
La Diócesis de Gómez Palacio se comprometió a ayudar a la ciudadanía a reflexionar el voto en las próximas elecciones.
La Diócesis de Gómez Palacio se comprometió a ayudar a la ciudadanía a reflexionar el voto en las próximas elecciones. (Ana Ponce)

Torreón, Coahuila

El administrador de la Diócesis de Gómez Palacio, Julio Carrillo Gaucín, dijo que la iglesia se prepara para recibir este proceso electoral en puerta.

Demandando de los aspirantes a gobernar en el Estado y en los municipios que hablen con la verdad a los electores, que hagan compromisos realizables y que ya como gobiernos, generen apertura para crear Consejos Ciudadanos, donde den seguimiento a las promesas.

Entrevistado vía telefónica desde Mexicali, a donde acudió con el párroco José Fortunato Álvarez Valdés, nuevo Obispo de la Diócesis de Gómez Palacio, para organizar su asunción en marzo próximo, el padre Julio manifestó que como iglesia se preparan para acompañar a los feligreses a este proceso, desde su ministerio orientar y generar conciencia en la gente de la importancia de que participen activamente con su voto.

"Que sea una participación bien pensada, que retome qué perfil de candidato es el que tienen enfrente, sus propuestas y como iglesia habremos de inducir a que se tenga una participación bien ponderada".

Manifestó que hoy son tiempos en los que los candidatos deben hacer propuestas no solo de palabra o discurso, sino que se formen consejos ciudadanos que acompañen a la campaña y que constaten que los que se vaya a prometer para La laguna tenga un seguimiento.

Pues muchas veces prometen pero llegando al gobierno se olvidan de lo que ofrecieron y la gente tampoco se atreve a reclamar, de ahí que venga la desilusión.

Respecto a si es suficiente que los políticos vueltos candidatos firmen compromisos ante Notario Público, el prelado manifestó que si bien se trata de un acto jurídico de formalidad, dado que lo que prometen lo hacen por escrito, lo más valioso es que respondan en los hechos a la palabra empeñada.

"Por eso lo importante es que se le dé un seguimiento no solamente jurídico, considerando el alcance que pueda tener un Notario Público, sino que el mejor juez es la propia ciudadanía y que cumpla lo que se promete, que sepamos como ciudadanos exigir su cumplimiento", enfatizó.

Dijo que es lamentable que una vez que pasan los procesos electorales, los ciudadanos entran a una actitud pasiva, de olvido, apatía o desinterés, cuando el voto, si bien es un instrumento que da derecho a elegir, es también un derecho para exigir que se cumplan las promesas ofrecidas.

Como iglesia, dijo que no tienen inclinación partidista alguna y su única misión es orientar a la gente a que reflexione su voto, que mida la calidad de las propuestas, los resultados de los gobiernos y determine con responsabilidad su participación al estar frente a las urnas.