Elaboran planes contra la deserción en preparatorias

Consideran que el problema se genera principalmente por conflictos en la economía familiar, trabajo y falta de compromiso de los alumnos.
Buscan que los estudiantes continúen su preparación.
Buscan que los estudiantes continúen su preparación. (Tania Contreras)

Estado de México

Investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), desarrollan estrategias que permitan reducir los índices de deserción en escuelas preparatorias de la entidad, ocasionados principalmente, por factores como el trabajo adolescente, problemas en la economía familiar y en algunos casos, la
falta de compromiso por parte de los alumnos al asistir a clases.

Los profesores universitarios, Vicente González Márquez y Gabriel Gómez del Castillo, precisaron que frente a los nuevos retos que impone la educación mexicana, con respecto a la competitividad académica y excelencia escolar, elaboran propuestas en los ámbitos comunitario, personal y familiar, que permitan disminuir la deserción escolar.

Afirmaron que de acuerdo con estudios de organismos internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), así como los realizados por instancias educativas del país en el nivel medio superior se presentan altos índices de deserción escolar, lo cual constituye un problema que impide a los adolescentes cursar el nivel superior y aspirar a una mejor calidad de vida.

Puntualizaron que al realizar encuestas y estudios en escuelas preparatorias de la comunidad de San Antonio del Puente, ubicada en el municipio de Temoaya, identificaron indiferencia por parte de los alumnos para asistir a clases, a pesar de estar conscientes de los beneficios que ofrece la educación.

Ante este primer acercamiento, los investigadores destacaron la importancia de impulsar mayores incentivos para que los estudiantes verdaderamente aprovechen los beneicios que ofrece una preparación académica, que en los recientes meses ha cobrado especial relevancia, al modiicar las dinámicas de
enseñanza-aprendizaje.

“En la adolescencia o temprana juventud es cuando los alumnos viven situaciones de adaptación que requieren especial atención, a fin de que los posibles desequilibrios o contradicciones propios de la edad, no afecten para siempre el desarrollo de su futuro”.

Asimismo, enfatizaron Vicente González Márquez y Gabriel Gómez del Castillo, se requiere de un constante acercamiento con los padres de familia, para que conozcan la situación académica de los adolescentes.