Arreglo de pozo dejará sin agua a 16 mil habitantes de Zapopan

La Dirección de Servicios Públicos prevé que impacto en El Briseño será menor que en zona del Fortín, donde desabasto cumple un mes.

Guadalajara

El mantenimiento “preventivo” de un pozo en El Briseño dejará sin agua a unos 16 mil habitantes de colonias en el sur-poniente del municipio de Zapopan, quienes comenzarán a sentir la afectación del suministro la próxima semana, indicó el director general de Servicios Públicos, Enrique Rodríguez Magaña.

“Los trabajos arrancarían ya la próxima semana, pero no necesariamente con cortes de agua, porque los trabajos también conllevan a cambiar lo que es el área de tablero de controles, cuarto de máquinas y demás, que son trabajos que se pueden ir adelantando sin necesidad de cortar el flujo del agua”, dijo en entrevista.

“En su momento, cuando la Dirección de Agua haga el trabajo de intervención del pozo tiene que detenerse el flujo del agua. Para ello previamente vamos a estar buscando generar las condiciones para afectar lo menos a la población”, señaló, tras precisar que primero se bajará la presión.

El funcionario comentó que el impacto por el corte de agua en El Briseño será menor que en El Fortín, donde el desabasto de líquido cumple ya un mes y ha afectado a unas 9 mil personas, debido a la reparación de la bomba del pozo San Nicolás, que sufrió un daño en su interior debido al azolve.

Este pozo dota a las colonias en el polígono colindante a La Primavera, por la prolongación Mariano Otero.

“La mayor cantidad de casas que están en la primera zona afectada (El Fortín) no cuentan con un sistema de almacenaje, llámese aljibe. Nada más reciben agua por la pura presión de la red que tenemos instalada, por eso se agravó mucho el tema. En cambio en colonias del perímetro de El Briseño, el reporte es que la mayoría de casas sí cuentan con un aljibe y todo esto permite que nosotros generemos el abasto para que se llenen los aljibes por completo, y en su momento aunque repartamos con pipas, se afecte menos a la población”, sostuvo.

El entrevistado explicó que aún cuando no está descompuesta la bomba del pozo en El Briseño, se debe intervenir. “Son labores de mantenimiento para evitar daños futuros”. El costo de la nueva bomba es de un millón 478 mil pesos.

Dijo que se tienen reportes de azolve en el interior de este pozo, el cual se debe retirar para captar más agua y evitar que decrezca el aforo, pero “es una situación totalmente distinta” a la del pozo San Nicolás, el cual por cierto volverá a entrar en funcionamiento este fin de semana, afirmó.