Ejército resguarda refinería y la termoeléctrica en Tula

Desde finales de 2013 y por instrucciones del Gobierno Federal, para prevenir ataques del crimen organizado, como sucedió en Michoacán en octubre donde dañaron 10 subestaciones.
Diversas corporaciones federales participan en el resguardo de esas instalaciones.
Diversas corporaciones federales participan en el resguardo de esas instalaciones. (Archivo)

Pachuca

Por instrucciones del gobierno federal, desde finales de 2013 personal del Ejército Mexicano resguarda la termoeléctrica Francisco Pérez Ríos, de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y la refinería Miguel Hidalgo, de Petróleos Mexicanos (Pemex), ambas ubicadas en Tula, ante posibles ataques del crimen organizado, como sucedió por ejemplo en Michoacán, donde el 27 de octubre pasado subestaciones eléctricas fueron dañadas en diez municipios.

En Tula, la Federación prevé reforzar los programas de seguridad física en las instalaciones de las dos principales empresas del Estado, a través de sistemas tecnológicos que serán operados con ayuda de las Secretarías de la Defensa Nacional y de Marina desde centros de comando y control que realizarán vigilancia aérea y terrestre con equipos de captura de imágenes de largo alcance, entre otras acciones.

Desde el año pasado, Pemex adelantó que trabajaba en un Proyecto de Seguridad Física el cual también contempla a las bases de refinación e instalaciones petroleras en Tamaulipas, Veracruz, Nuevo León, Tabasco, Puebla, Coahuila, Campeche, Chiapas, Oaxaca, Distrito Federal y San Luis Potosí.

Con la nueva estrategia de vigilancia pretende recibir y transmitir imágenes, voz y datos en tiempo real con un sistema de comunicación satelital de última generación para asegurar “una fuerza de reacción con toma de decisiones adecuadas que evite daños a las instalaciones”.

El secretario de Seguridad Pública de la entidad, Alfredo Ahedo Mayorga, confirmó que desde diciembre mantienen un operativo de resguardo en instalaciones estratégicas con el apoyo de fuerzas federales y elementos castrenses.

En el caso de Pemex, la nueva estrategia de seguridad también prevé frenar delitos como la “ordeña”: durante  2013, la paraestatal detectó 112 tomas clandestinas en la red de oleoductos que atraviesan  el territorio hidalguense.

Presuntamente, miembros de la delincuencia organizada extrajeron de manera ilegal gasolina, diesel, gas y petroquímicos, ilícito que reconoce que “en algunos casos han provocado eventos no deseados como derrames de hidrocarburos, incendios, explosiones en ubicaciones sin cobertura de seguridad por su lejanía de los centros de control o difícil acceso”.

La refinería Miguel Hidalgo “es considerada como una de las más importantes en el país por su capacidad instalada y la porción del mercado que controla, ya que procesa el 24 por ciento de crudo total que se refina en México”.

Tula cuenta con una capacidad de refinación de 325 mil barriles por día. El área productiva está integrada por 10 sectores de proceso en una superficie total de 749 hectáreas que se encuentran estratégicamente situadas por encontrarse entre los principales productores de aceite crudo y el mayor consumidor de combustible.

El caso de la CFE

En la central termoeléctrica Francisco Pérez Ríos y en el resto de sus instalaciones, la Comisión Federal de Electricidad instalará cuartos de control y monitoreo así como torres de vigilancia.

En Tula cuenta con resguardo del personal militar, apoyado por corporaciones de seguridad de la entidad.

En respuesta a una solicitud de información hecha por un particular, la CFE informó que trabaja en cuatro programas de seguridad física con un costo mayor a los 2 mil 625 millones de pesos para reforzar atención y vigilancia “en torno a las 88 instalaciones estratégicas que opera a lo largo y ancho del país”.

Esta planta es una de las más importantes para la generación de electricidad en el país, de acuerdo con la CFE.

Claves

Control

- “En la refinería se manejan productos altamente inflamables a muy diversas condiciones de presión y temperatura, se cuida que el personal a todos los niveles cuente con los conocimientos para que opere segura y confiablemente el equipo a su cargo”.

- Todos los trabajadores de la refinería son capacitados en la prevención y combate de siniestros en la Escuela Regional Contra Incendios.

- El área productiva de esta planta de Pemex en Tula está integrada por 10 sectores de proceso en una superficie de 749 hectáreas.

Seguridad interna

Tanto la CFE como Pemex también trabajan en acciones para reforzar la seguridad al interior de sus instalaciones.

Durante 2013 una explosión en la planta número 5 de la Central Termoeléctrica Francisco Pérez Ríos, dejó un saldo de cuatro trabajadores heridos.

El incidente, ocurrido en noviembre, se registró en el área de quemadores de la Unidad 5 de la Central Termoeléctrica cuando personal de una empresa subcontratada por CFE realizaba labores de mantenimiento y soldadura, en un contenedor de gas, sin percatarse de una fuga de gas que ocasionó la explosión.

En el mismo mes, durante el arranque de la planta Hidros I de la refinería Miguel Hidalgo, se registró una explosión que, de manera oficial, dejó un muerto y cinco heridos.

El percance, según trabajadores, ocurrió durante el manejo de un catalizador, lo que provocó que los químicos originaran el flamazo.

La planta procesadora de crudo no suspendió sus labores y los heridos fueron trasladados a nosocomios de la región.