REPORTAJE | POR RICARDO HERNÁNDEZ

Ejecución, en manos de Dios: hermano de Ramiro

Jorge Hernández-Familiar del reo tamaulipeco condenado a pena de muerte

Familia espera un milagro para suspender la inyección letal; el 7 de abril harán la última visita a la prisión.

Madre y hermanos han acudido a la prisión en Texas.
Madre y hermanos han acudido a la prisión en Texas. (Ricardo Hernández)

Tamaulipas

Jorge Hernández Llanas, familiar del reo tamaulipeco sentenciado a muerte en Estados Unidos, dice que su hermano Ramiro Hernández Llanas se encuentra preparado para lo que venga y que el perdón o rectificación de la sentencia será decisión de Dios y no del hombre.

Este miércoles se dio a conocer que Vanesa Gilmore, juez federal de Houston, Texas, ordenó suspender la ejecución del preso neoladerense y solicitó al estado de Texas, un informe sobre la composición de la inyección letal que se le aplicará, además de pedir el nombre de los proveedores de dichas sustancias.

Gilmore, argumentó que el no tener detalles sobre los componentes químicos que se usarán, viola los derechos constitucionales de los presos sentenciados a muerte.Esta situación generó por momentos esperanza en la familia de Ramiro Hernández Llanas, de 44 años de edad y sentenciado a la inyección letal este próximo 9 de abril en la prisión de Huntsville, Texas.

Sin embargo la Corte Federal de Apelaciones horas más tardes anuló el fallo de la jueza Gilmore, con lo que la pena capital se mantiene y Ramiro Hernández Llanas será ejecutado, el miércoles 9 de abril a las 18:30 horas.Para Jorge Hernández Llanas, quien estuvo este martes 1 y miércoles 2 de abril, visitando a su hermano en la prisión, en con compañía de su madre Martha Llanas Zamora, dijo que Ramiro le comentó que se encuentra preparado para lo que venga.

“Él nos dice que está bien, que está feliz; en preocupación dice que no hay ningún problema que todo está bien y que está tranquilo allí y él está preparado para lo que venga”, comentó.Con lágrimas en los ojos, el hermano mayor de la familia Hernández Llanas, dijo tener fe en que se logre suspender la ejecución de su hermano, la cual sería con el apoyo de la defensa pero la decisión final la tiene Dios.

“Si llegan a cambiar la situación (legal de mi hermano) es cadena perpetua, pero de que llegue pasar algo, sí tengo la fe de que pueden pasarlas cosas y si a él lo llegaran a ejecutar será la decisión no del hombre sino que es lo que Dios quiere”.

La suspensión temporal de la pena de muerte y la revocación de la misma, se dio justo unas horas después de que la familia de Ramiro terminó de visitarlo en la prisión, como parte de los derechos que tienen los sentenciados.

Este próximo domingo 6 de abril la familia, conformada por cuatro hermanos que radican en la Nuevo Laredo, saldrá por la tarde para estar con Ramiro Hernández, la mañana del lunes 7 de abril, donde lo visitará en la prisión y solo podrán pasar grupos de dos personas por un lapso de dos horas en un máximo de diez familiares.

Hernández Llanas, de 44 años, fue sentenciado a muerte por el asesinato de Glen Lich, un ranchero del Condado de Kerr, al noroeste de San Antonio, el 15 de octubre de 1997.