Educación es prioridad, no crimen organizado: CEDH

Cuestiones como poner sobrenombres y propinar golpes a compañeros, sólo pueden ser cortadas de tajo con la educación, la solución definitiva para atender el combate al crimen y sus efectos.
Estima la CEDH, bullying no proviene de un relajamiento de los docentes, sino por ambientes agresivos.
Estima la CEDH, bullying no proviene de un relajamiento de los docentes, sino por ambientes agresivos. (Imelda Torres)

Ciudad Valles

Un estudiante de secundaria hospitalizado luego del golpe que le propinó un compañero que practica artes marciales, es el más reciente caso de acoso escolar conocido en Ciudad Valles. Después de la muerte de un alumno tamaulipeco por bullying, autoridades locales y estatales han reforzado las acciones para abatir este problema que ha aquejado desde hace décadas a miles de niños pero que de forma reciente recibe este nombre.En la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) los maestros ahora son los que ocupan el primer lugar en quejas, y muchas de ellas derivadas por omisiones o negligencias en casos de maltrato escolar e incluso donde ellos directamente son señalados hasta por golpear o poner apodos a sus alumnos.Elvira Viggiano Guerra, responsable de la Segunda Visitaduría de la CEDH con sede en Ciudad Valles mencionó que dentro de las quejas recibidas se encuentra un caso en el que un niño de una comunidad quedó con un trauma por el maltrato de compañeros y requirió incluso atención psiquiátrica.

“El daño psicológico llegó a tal grado que cuando intentamos dialogar con él, no se puede, no quiere hablar o no se le entiende. La investigación de esta queja apenas se está integrando y probablemente llegue a una Recomendación”, señaló.En otro de los casos, un adolescente fue golpeado en el estómago y otras partes del cuerpo por un grupo de compañeros que además amenazaron con enterrarlo vivo, por lo que los papás optaron por cambiarlo de plantel.

En algunos casos – dice – los estudiantes son motivados por acciones del propio maestro de clase. En Tamazunchale un docente está demandado en esta instancia por poner un sobrenombre a una alumna que tiene sobrepeso. “Ponen apodos no solo por la complexión física sino por el color de piel, por tener bajas calificaciones, por un defecto o características físicas diferentes y esto incita a los niños a repetirlo. Es un problema multifactorial porque influye desde el ámbito familiar, el social y hasta los padres lo fomentamos cuando le decimos a nuestro hijo, si te hacen algo no te dejes”.Para Jorge Vega Arroyo, presidente de la misma Comisión Estatal de Derechos Humanos, el bullying surge también por otros factores. “Lo que hemos advertido es que no necesariamente el nacimiento del bullying se da por un relajamiento en la disciplina docente o porque haya rebasado el problema a la currícula escolar.

Se da porque los menores que agreden tal vez vivieron o viven violencia intrafamiliar, hasta por los videojuegos, programas televisivos o por la pobreza; entonces se debe analizar desde ese punto de vista y para eso debemos unirnos autoridades, maestros y padres de familia. Es un compromiso de todos”, manifestó.Añadió que desde el enfoque de derechos humanos, la prioridad para el gobierno no debe ser el combate el crimen organizado ni hacer obra pública, sino la educación.“Creo que la situación ha rebasado los muros estudiantiles; la escuela es el reflejo de lo que ocurre afuera y hay que poner un alto, la educación es la solución para atender el combate al crimen y sus efectos y con ello lograr un país desarrollado”, enfatizó.