Edificios altos acabarían con sector: experto

Es necesario redefinir la zona protegida de la ciudad, explicó José Manuel Prieto.

Monterrey

La remodelación de la calle Morelos del Barrio Antiguo podrá ser un detonante para avanzar en la peatonalización de la zona, siempre y cuando se les ofrezcan ventajas de estacionamiento a vecinos y visitantes, opinó el historiador de la arquitectura José Manuel Prieto.

No obstante, el sector, declarado como “centro histórico” por decreto estatal en 1993, aún enfrenta retos, enfocados principalmente en conservar su identidad arquitectónica y cultural.

Prieto es coordinador del cuerpo académico 3x4 ARQ, agrupación que el año pasado entregó una serie de recomendaciones sobre el Barrio Antiguo al Instituto Municipal de Planeación Urbana y Convivencia (IMPLANc).

El especialista eopina que la actual conversión de la calle Morelos a semipeatonal tiene su importancia por el “efecto contagio” que puede generar para que el resto de las calles del sector puedan adoptar esta medida, pues el resultado óptimo que evidencia Morelos permitirá superar las suspicacias y recelos de vecinos y comerciantes.

Para ello refirió que tanto los vecinos como los usuarios deberán contar con alternativas de estacionamiento, que bien podrían concretarse en dos grandes construcciones (con parte subterránea y parte en superficie) en los extremos del Barrio.

“Es evidente que si se aspira a peatonalizar todo el sector, todo el Barrio, como sería deseable, el problema del estacionamiento de residentes y visitantes requerirá de soluciones más contundentes”.

Advirtió que uno de los principales riesgos es que la intención de redensificar el sector genere la construcción de edificios que sobrepasen la altura permitida.

A decir de Prieto González se debe evitar la modificación de la zona, pues es posible redensificar dentro de unos límites, agregó.

“Desde la perspectiva del negocio, que a menudo es la única que interesa en Monterrey... solo se pensaba en redensificar la zona con edificios altos, lo que en la práctica acabaría con Barrio Antiguo, con su esencia.

“Pero lo peor sería que poco a poco se acabe expulsando por completo a la población que ha vivido ahí tradicionalmente, para acabar configurando un barrio ‘de diseño’ que comprometería seriamente la autenticidad de la zona”, expuso el autor del libro Patrimonio Moderno y cultura arquitectónica en Monterrey: claves de un desencuentro.

MÁS ALLÁ DEL PERÍMETRO

Dentro de las recomendaciones que indicó el cuerpo académico 3x4 ARQ está la necesidad de redefinir el perímetro de protección de Barrio Antiguo, que, de acuerdo al decreto citado anteriormente, afecta a la zona comprendida entre Padre Mier (norte), Doctor Coss (poniente) y Constitución (al sur y al oriente).