Las Dunas de Bilbao aún sin presupuesto

Se necesita la elaboración de un diagnóstico que incluye una normatividad, en la que ya se está trabajando, señaló la secretaria de Medio Ambiente en Coahuila.
"Estos son lugares para trabajar la fuerza general principalmente, el tren inferior, es importantísimo".
Las Dunas de Bilbao son reconocidas como Área Natural Protegida. (Archivo)

Viesca, Coahuila

Para asignarle recursos financieros a las Dunas de Bilbao del municipio de Viesca, que fue reconocida como Área Natural Protegida, desde hace tres años, se necesita la elaboración de un diagnóstico que incluye una normatividad, en la que ya se está trabajando.

Por lo que será hasta el próximo año cuando ya se tenga en el papel y luego vengan las inversiones, indicó la secretaria de Medio Ambiente de Coahuila, Eglantina Canales Gutiérrez.

Han tenido cierto deterioro, debido a que como no había un control en cuanto a la vigilancia, se internaban personas en motos y cuatrimotos, que afectan la fauna y el entorno.

"En este año se logró obtener algún dinero para hacer tres cosas importantes, porque a veces no creemos que la planeación es muy importante, pues se tiene que elaborar el plan de manejo forestal.

Porque en ese lugar, los lugareños utilizan las plantas nativas para carbón y leña como el mezquite y otros como la candelilla, que si bien no se están explotando actualmente, sí se tiene que hacer la planeación referente a esta actividad y otro para uso turístico”, expuso.

Añadió que ya le entregaron los estudios preliminares o diagnóstico sobre este proyecto, están en revisión, en la que está participando la Comisión Nacional para la Biodiversidad.

Será en base a esto, que se detectará cuáles son las inversiones prioritarias, sobre todo en la parte del turismo, aunque desconoció Canales Gutiérrez, a cuánto ascienden los recursos que se asignarán para ello.

Todavía falta mucho para que las Dunas de Bilbao cuenten con un patronato que pueda obtener sus propios recursos, o que el Gobierno del Estado los aporte, pero que los comprueben, como sucede con la región de Zapalinamé y la Sierra y Cañón de Jimulco.

Las Dunas de Bilbao han tenido cierto deterioro, debido a que como no había un control en cuanto a la vigilancia, se internaban personas en motos y cuatrimotos, que afectan la fauna y el entorno.