Dulce: dos años peleando por sus derechos

La joven despedida cuando informó de su embarazo y luego le diagnosticaron cáncer de mama le pospusieron de nueva cuenta el arreglo de su despido injustificado hasta el año que entra.
Dos años de lucha tras su despido.
Dos años de lucha tras su despido. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Para el mes de abril de este 2015 la Junta Local de Conciliación y Arbitraje se deslindó del caso de la joven Dulce Rangel, quien fue despedida de su cargo en una de las empresas de CFE cuando anunció que estaba embarazada.

Cuando estaba embarazada lo dio a conocer a sus jefes de "Generadores Mexicanos", filial de CFE y fue despedida. A los 3 meses se enteró de que tenía cáncer de mama. Logró conseguir apoyo de muchas personas generosas y aún con su embarazo, llevó quimioterapias.

A partir de entonces, su caso se turnó a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje y hacia los últimos días de aquel abril, se enviaron los documentos a esta instancia.

"La primera audiencia me la dieron para el 17 de septiembre. Pero ese día se tuvo que diferir por que las empresas ya no están aquí y ya no se presentaron. Las empresas están en Monterrey. Me la dieron hasta para el próximo año 2016", señala Dulce.

Agrega que son cuatro meses y que por ley el término debería ser más corto. Ella habló con la presidenta de la Junta Especial número 42 con sede en Torreón, de nombre Patricia Ibarrondo, pero además al interior hay muchos problemas, como el cambio de funcionarios.

Con esto, ya serán casi dos años los que Dulce Rangel lleva en lucha por sus derechos laborales. Comenta que sí fue recibida por la presidenta y habló con ella, pero con la carga laboral que tiene, considera que son cosas que han influido para que exista hermetismo.

"Yo la verdad no he tenido oportunidad de ir. Bueno si he ido pero no me han recibido o me reciben y me regañan que por que tienen mucho trabajo. No he conseguido una entrevista con ella. No quiero favoritismo nada más que se proceda en los términos de ley".

Sobre la Junta Local no habla mal, por que considera que se ajustaron a los términos de ley. Pero la cuestión es que como trabajadora no se le ha resuelto la situación.

"Quizás ellos en la local quisieron hacerme un bien y deslindar desde el primer momento el caso a la federal. No lo veo mal, pero tal vez podríamos haber ganado algo de tiempo. Lo único que pido es que se haga justicia en lo que por ley debe ser respecto a los tiempos".

Cuando nació su bebé, la sedaron para extirparle una mama. Ahora pasa por un proceso de revisión cardiaca, ya que ha sentido que su corazón, anda alborotado. Esto, en medio de la batalla legal por una injusticia que recayó en ella.

Al momento, la joven no tiene trabajo y sigue batallando para solventar los gastos y necesidades de ella y de su bebé de año y medio, Ximena.

Es necesario recordar el paso que Dulce ha realizado en esta búsqueda de recibir que se le pague lo justo tras un despido injustificado.

Dulce sigue sin caer en el desánimo, al contrario, habla con entusiasmo de la formación de una A.C., para apoyar a mujeres con cáncer, desde su experiencia dolorosa y en todo lo que pueda necesitar una mujer con esta enfermedad.