'Driblean' a marchas forzadas para acabar nuevo estadio

El año pasado, Cesar Garza, entonces alcalde de Guadalupe, advirtió que de no tener listos los puentes gemelos, no habría inauguración.

Guadalupe

A 19 días de que ruede el balón de la inauguración, cientos de trabajadores salen corriendo con una velocidad digna de un sprint; "driblean" y construyen a marchas forzadas lo que será el flamante

Estadio de Futbol Monterrey BBVA Bancomer.

Una veintena de máquinas, trascabos y bulldozer de la compañía constructora Maiz Mier, SA de CV, se tienden para encontrar el centro y operan sin cesar para terminar el nuevo espacio interior del estacionamiento que se edifica sobre el camellón de la avenida Pablo Livas.

Una tropa de ingenieros civiles, arquitectos, supervisores, operadores de maquinaria, trabajadores en acabados de construcción y albañiles intentan anotar el marcador contra reloj para afinar los espacios, andadores, banquetas, estacionamiento y los rincones de lo que será el nuevo museo del soccer, ubicado en plena entrada del municipio de Guadalupe.

Los trabajadores intentan cobrar un tiro libre y rematar los trabajos a tiempo de esta nueva estampa e ícono de Nuevo León enclavado a los pies del Cerro de la Silla.

Cinco jóvenes y dos no tanto guardan para el recuerdo fotografías dignas de postal sobre uno de los puentes ubicados en uno de los extremos del terreno, sobre Pablo Livas, justo frente al acceso
principal de Walmart.

Dos elementos de la Secretaría de Seguridad y Tránsito del municipio de Guadalupe se disputan la vialidad al minuto 12 del recorrido de MILENIO Monterrey sobre la avenida.

Ellos están apostados fuera de la cancha, pero están dentro de la jugada, justo a unos metros de la construcción de uno de los puentes peatonales que están levantando de concreto, en el mismo lugar donde fue retirado uno de metal, hace un mes.

Aún falta que la defensiva de ingenieros y trabajadores no falle y propicie la igualada en 19 días para edificar uno de los mejores estadios de América.

Donde parece que habrá tarjeta roja es en el paso vial-peatonal que se edifica para conectar el estacionamiento del estadio con la lateral hacia el Parque La Pastora, ya que es visible el atraso y los montones de tierra por lo que no favorecerá a una anotación de tiro libre.

El 19 de octubre del 2014, César Garza Villarreal, alcalde de Guadalupe, amenazó sacar la "tarjeta amarilla" al Club de Futbol Monterrey si no construye los puentes gemelos que conectan con el nuevo estadio, ya que prohibiría la operación del recinto.

"La pelota está en la cancha del Club de Futbol Monterrey, que termine sus puentes gemelos. Nuestra posición es clara: Si no están concluidas las obras de vialidad que se comprometieron los clubes, nosotros no vamos a permitir el inicio, porque simplemente la ciudad no estaría preparada para recibir a tantos miles de ciudadanos.

"O lo hacemos bien o esperamos, y el tema es que el que va más retrasado en las obras es el Club de Futbol Monterrey, con las obras de los puentes gemelos", manifestó el alcalde en ese entonces.

El balón está en la cancha de Rayados. La cuenta regresiva inició.