Salvar a un animal permite ganar un amigo incondicional

Doris Rivera, protectora de animales, aclara que el rescate no es exclusivo de albergues. Resalta que así como la gente comparte una foto de cuando los ve en la calle, puede llevarlos al veterinario.
Doris Rivera lucha por el respeto hacia los animales.
Doris Rivera lucha por el respeto hacia los animales. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Cada momento, en algún lugar de la Comarca Lagunera, algún animal es víctima del maltrato por parte de las personas.

El maltrato puede ir desde la falta de un lugar adecuado donde deba de estar, la escasa alimentación y, por supuesto, las historias de terror que gatos, perros, aves, caballos y demás animales padecen.

Doris Rivera platica su historia como rescatadora, se escucha muy ronca porque el domingo pasado, se peleó con algunas personas durante el Paseo Colón, a donde cada domingo acude con su asociación civil Defensa Animal de La Laguna.

Cabe señalar que el conflicto fue con una mujer que andaba vendiendo perritos de raza french y un maestro que le quería dejar a un can, sin cumplir los requisitos que ellos solicitan para poderlos tomar.

"La esterilización es la única solución para poder acabar con los animales que están en la calle".

Hace aproximadamente quince años que ella comenzó a laborar en la Asociación Protectora Animal de La Laguna (APAL), probablemente la primera que se fundó en la región.

Doris desde siempre se sintió fascinada por los animales y, en su infancia y juventud tuvo perros y gatos. Al integrarse a la APAL, comenzó a aprender cómo es la labor del rescatista.

"Empiezas a ver más cosas, a saber que la esterilización es la única solución para poder acabar con perritos y gatitos que están en la calle y que sufren. Vas con los médicos, tocas puertas y sigues hasta que las abres".

También aprenden a detectar cuándo el animal se encuentra enfermo y a hacerle curaciones, desde luego, atraparlo por su bien para poderlo resguardar.

Consejos

Da consejos a quienes en algún determinado momento, se convierten también en un rescatador: el primero, es recoger al animal tratando de tranquilizarlo, sin resultar lesionados los humanos ni él.

No es sólo recogerlo, hay que llevarlo al veterinario a que lo revise, lo bañe, lo desparasite y que le dé prácticamente los primeros auxilios, pues la calle está llena de peligros para todos.

Pero hay muchas mascotas que a pesar de tener dueño, no llevan una buena vida. En estos momentos están sobre el caso de una mujer que tiene a dos perras a las que no alimenta en días.

"Dice que no tiene gas y que no come ni ella. Tiene hijos. Fuimos a pedirle que las entregara para que no fuera una carga para ella, pero no quiso", indicó.

En este sentido, indicó que las personas que no puedan tener un animal en su vivienda, ya que la mascota depende plenamente del ser humano, recomendó que no lo tengan.

Tenerlo implica contar con medios para poderle dar una vida digna y también otorgarle atención. Si esto no es posible, se pueden acercar con los protectores, pero también, buscarle una casa.

"Todos pueden echar la mano a un perro o un gato. No es jurisdicción exclusiva de los albergues".

La historia más horrenda que Doris ha conocido, ha sido la denuncia que recibieron contra un joven de la Preparatoria de La Laguna, que se dedicaba en su tiempo libre a matar gatos.

Pero fue el tiempo en el que iban a salir de vacaciones y se pospuso la búsqueda de esta persona, de quien tienen únicamente el nombre pero que hay que detener, ya que al atentar contra un animal indefenso que no le hace nada, puede en cualquier momento hacerlo contra una persona.

Doris también hizo un llamado a todos los que postean en redes que vieron un perrito en algún lugar, a que actúen, pues los albergues no cuentan con ambulancias ni con todos los medios para atender todas las denuncias.

"Así como tuviste el tiempo de postearlo, puedes ayudar a ese animalito, puedes salvarle la vida llevándolo al veterinario. Todos pueden echarle la mano a un perro o a un gato. No es jurisdicción exclusiva de los albergues", señaló.

Muchas personas consideran que esta labor es exclusiva de los albergues y que son apoyados por el gobierno, pero esto no es verdad.

El trabajo que realizan la "hacen" con las uñas y con grandes esfuerzos. Además, salvarle la vida a otro ser vivo es un acto que retorna en bendiciones y que permite al rescatador, no solo salvar a un animal, sino ganar a un amigo incondicional que ama sin miramientos.