Católicos regios festejan Domingo de Ramos

Durante la misa, el arzobispo Rogelio Cabrera López hizo un llamado de paz ante el clima de violencia en la región. 
La ceremonia comenzó a las 9:00.
La ceremonia comenzó poco antes de las 9:00. (Foto: Roberto Alanís)

Monterrey

Con la bendición de ramos y la procesión de feligreses de la plaza Zaragoza al templo mayor, comenzó la celebración eucarística de Domingo de Ramos en la Catedral de Monterrey, poco antes de las 9:00.

Auxiliados por autoridades de Fuerza Civil y Policía de Monterrey para evitar el paso de vehículos a la calle Zuazua, el arzobispo de Monterrey Rogelio Cabrera López caminó desde el kiosco de la plaza Zaragoza hasta el templo mayor acompañado de cantos y de decenas de fieles católicos.

Durante la misa, que duró más de una hora y media, el líder católico exhortó a la comunidad a mantener un clima de tranquilidad para evitar la violencia en la región.   

“He hecho un llamado a la paz, lo hice en esta eucarística porque en Domingo de Ramos se nos presenta a Cristo como pregonero de la paz.

“Queremos que no vaya nuevamente a incendiarse el ánimo de la sociedad, estos actos de violencia que vuelven a aparecer cercanos a nosotros no queremos que así ocurra”, expuso.

El llamado de paz y de estar atentos, agregó, es tanto para ciudadanos como para autoridades, a fin de no volver a tener tiempos de violencia como en 2010 y 2011.

“Todos tienen que cuidar su propio espacio y Nuevo León tendrá que ser muy esmerado para que no llegue la violencia criminal”, refirió.  

Ante el lleno de la Catedral regiomontana durante el Domingo de Ramos, Cabrera López aseguró que hay un renacer de la fe católica, al menos desde el deseo de participar y conocer.

“Creo que también el deseo de ser mejores, nosotros queremos animarlos en esta lucha para que nuestro estado de Nuevo León tenga mejores ciudadanos y mejores cristianos”, manifestó.

En tanto, el arzobispo de Monterrey extendió su mensaje e invitó a los fieles cristianos a que durante Semana Santa se descubra la misión por la cual se encuentran en el mundo.

“Si cada uno de nosotros nos proponemos en estos días santos a destinar un momento para reflexionar en nuestra misión, seguro estoy que encontraremos el sentido de nuestra vida y comprenderemos mejor las situaciones que hemos vivido”, señaló.

Monseñor Rogelio Cabrera López recordó que, además de celebrar los oficios del triduo pascual en la Catedral Metropolitana, el jueves santo acudirá a ofrecer un servicio en el penal de Cadereyta a las 10:00, en donde se lavará los pies a 12 reclusos.  

“Confío en que la participación de los fieles en las celebraciones de esta Semana Santa, será un mensaje que manifestará la fe y la comunión de la Iglesia”, dijo.

Por otra parte, Cabrera López dio a conocer que el próximo miércoles 16 de abril a las 12:00 se celebrará la renovación de las promesas sacerdotales de los presbíteros de la Arquidiócesis en la Basílica del Roble.