Corporaciones se coordinan para vigilar el Distrito Colón

En el devenir de la recuperación ciudadana de sus calles y del espacio público, este sector destaca por la afluencia de jóvenes y adultos que comienzan a resentir asaltos y robos.
El crecimiento en el Distrito Colón ha detonado los robos y asaltos.
El crecimiento en el Distrito Colón ha detonado los robos y asaltos. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Aunque no hay cifras específicas por parte de las autoridades y corporaciones de seguridad acerca de la cantidad de personas que acuden al 'Distrito Colón', sí es factible ver que cada vez son más y más los que le visitan.

Recién integrada como Asociación por parte de los jóvenes empresarios, en su presentación, los miembros reconocieron que tras la apertura de negocios en el Centro, se han dado delitos como robo de vehículos, a negocios y a personas.

En cualquier lugar donde hay afluencia de personas, suceden cosas. Por implicaciones lógicas se desprende que en estos casos, los delincuentes se han dado cuenta de que pueden hacer de las suyas.

Al momento no cuentan con algún plan en específico para este lugar, pero que brindan atención particular con los elementos que tienen.

Cierto que al momento no han ocurrido cosas graves en materia de seguridad. Sin embargo, es labor de las autoridades brindar este servicio no sólo a quienes visitan el Distrito Colón sino a toda la ciudad.

Los integrantes de la Asociación harán la solicitud pertinente para poder contar con calles seguras y que las inversiones en el Centro, que se ha reactivado no sólo con este paseo, se mantengan.

La mayor parte de los inversores en bares, cafés o antros del lugar, han tenido que adaptar locales con cifras que van desde los doce mil pesos.

En el caso de otros negocios, las cantidades pueden ser superiores. Cabe recordar que el Distrito Colón, pero previamente Moreleando, fueron una respuesta ciudadana ante la inseguridad que privó no hace mucho tiempo.

Una especie de contestataria forma de retomar la calle, que prácticamente era un lugar intransitable ante los miedos que generaba la incertidumbre de las balaceras por aquí, por allá y que era favorecida por la falta de luz.

Ahora con la iluminación, una generación que perdió espacios los retoma con fuerza. Y aunque ha habido señalamientos por parte de vecinos de la Colón acerca del ruido, las calles del sector ya brindan la bienvenida a los laguneros con sus variadas ofertas.

Otros pendientes son reforzar la seguridad de los visitantes en su integridad física y sus bienes, así como contar con avances significativos en la vialidad, ya que muchas personas no respetan los límites de velocidad.

Todo para prevenir y en coordinación con las corporaciones encargadas, que al momento no cuentan con algún plan en específico para este lugar, pero que brindan atención particular con los elementos que tienen.