Un sector habitacional que sobrevive al paso del tiempo

Para Elías Agüero, propietario de los bares Santiguo y Garcés, la cultura, la dinámica urbana, la vegetación, los inmuebles antiguos, son los elementos que han dado atractivo a la zona. 
Desde hace más de 30 años es una zona atractiva para el comercio.
Desde hace más de 30 años es una zona atractiva para el comercio. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Distrito de Cobián, Zona Rosa, DistritoColón, varios han sido los nombres que en la historia de Torreón se le han adjudicado a este sector habitacional, que ha mostrado una convivencia a la par con la actividad comercial y que ha sobrevivido al paso del tiempo. 

“La cercanía con la Alianza Francesa fue importante porque era un polo de desarrollo cultural, le daba un atractivo que te hacía querer estar allí, caminar en su banqueta”. 

Incluso el buscador Google Maps refiere a ese sector como Primero y Segundo de Cobián. Pero ¿qué elementos persisten de esta zona que tuvo sus orígenes en los años 1900 del siglo pasado, y que la hacen económicamente atractiva para la apertura de nuevos negocios? 

Para Elías Agüero, propietario de los bares Santiguo y Garcés, así como miembro del comité de Vinculación de la Asociación Distrito Colón, la cultura, la dinámica urbana, la vegetación, los inmuebles antiguos, son los elementos que han dado atractivo a la zona. 

No solo para sus habitantes, sino para la apertura de negocios, tal y como él mismo lo hizo en 1998 con el conocido bar “63 Suite”, en la parte alta de la casona ubicada a un lado de la Alianza Francesa de La Laguna, por la avenida Matamoros. 

“Me llamó mucho la atención la cercanía de la Alameda Zaragoza, la Colón, las casas son de los años veintes, treintas, de clase media-alta, que se han trasladado a otras colonias y las casas se comienzan a quedar solas”. 

Agüero, quien duró 30 años viviendo en la zona de Distrito Colón, insistió en que el estilo arquitectónico del lugar, sus banquetas amplias, sus vegetación, le da un toque de interés para generar los negocios que tiene allí establecidos, ocupando lo que en algún momento fueron casa habitación: Santiguo Club Social por la calle Degollado y recientemente Garcés, por la avenida Morelos casi con González Ortega. 

De igual manera, los elementos histórico-arquitectónicos captaron el interés de Sandra Trejo, socia fundadora de La Bicicleta, café-bar y centro cultural, ubicado en la calle Javier Mina entre Matamoros y Morelos. 

Desarrollar el proyecto les llevó dos años, rentaron la casa y aunque de inicio no se visualizó como un negocio, sino que sirvió para que cada uno de los socios desarrollara sus inquietudes profesionales y pasatiempos.

“De un inicio no era como un negocio, duramos un año en tenerlo en condiciones aceptables. pero finalmente al tener que enfrentar el reto de mantener en buenas condiciones el espacio, se perfiló la actividad a darle un giro empresarial en el que aprovecharan sus inquietudes para hacer negocio y tener así el sustento económico y gastos”. 

Fue así que se hizo la cafetería, en la parte trasera de la casona hay un bar y en la parte superior hay oficinas, mientras que en un espacio lateral se acondicionó para la realización de talleres, pláticas, un área abierta al público. 

“Sí, lo vemos como un negocio a futuro que nos pueda mantener, muchas veces los chicos dicen, bueno es que yo no voy a vivir de mis cuadros, no voy a vivir de mi arte, yo sí creo en la zona desde hace mucho tiempo”, indicó. 

Refirió negocios como El Apolo que está en un edificio histórico, así como La Ofrenda: “Yo creo que los que estamos en Distrito Colón le vemos el potencial a la zona, y sabemos que todo lo que le aportemos será para mejorar, tanto para la economía de las familias involucradas dentro de cada negocio, como para la asociación. 

En la actualidad, la Asociación que integran cuenta con 27 negocios registrados, en tanto que el sector de Distrito Colón, el número es mucho mayor. 

Sandra Trejo visualizó la posibilidad de buscar apoyos en la Secretaría de Economía, que permita a los emprendedores que deseen concretar sus ideas de negocio en la zona, como diseñadores de moda y otros más, como una tienda de abarrotes orgánicos. 

Tanto Sandra Trejo como Elías Agüero coincidieron en destacar la importancia de la diversificación de negocios en la zona, con el objetivo de que en un plazo de corto a mediano, se pueda generar una cadena de proveeduría para favorecer la economía regional. 

Específicamente entre los comercios y prestadores de servicios ubicados en el sector de Distrito Colón, idea que esperan, pueda consolidarse en beneficio de los negocios allí establecidos.