Disminuyen los recursos de centros para adictos

El CECAJ tiene 2 mdp menos que el año anterior para becar los tratamientos en alguno de los 75 centros de rehabilitación que ha certificado Jalisco.

Guadalajara

El Tavo (seudónimo) se acerca a los conductores en pleno cruce de Mariano Otero y avenida Patria, con un bote y una credencial al cuello que lo acredita como miembro de un centro de rehabilitación de adicciones. Tras presentarse rápidamente suelta: “La verdad ahora le estoy pidiendo pa’ ajustar pa’ un agua, un taco”. Dice tener veintantos años pero luce mucho mayor, lleva la camisa arremangada y la piel requemada por el sol que cae a plomo a las cuatro de tarde, un día de marzo. Alguien le da una moneda. La mayoría arranca su auto sin bajar siquiera los cristales. Es el boteo, aún una forma de sostén de muchos organismos donde se internan adictos al alcohol y drogas ilegales.

En Jalisco desde hace años se impulsan acciones por mejorar un servicio que el estado no puede asumir: costear la rehabilitación de los adictos, la cual queda en manos de particulares, aún así está por iniciar la discusión en busca de la legalización de la mariguana en el estado.

De acuerdo con el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de las Adicciones, (Sisvea) en el año de 2010 se reportó un universo de 10,211 personas en internamiento; pero apenas una proporción menor fueron apoyadas con recursos públicos. Otra pequeña parte pagó su atención en clínicas con programas costosos y la mayoría con aportaciones modestas de sus familias y los donativos que recaban estas asociaciones civiles.  

Para 2013 se mantiene una afluencia similar pues existen  aproximadamente 280 centros de rehabilitación de adicciones registrados en la entidad, que cuentan con una capacidad de 7,650 camas, refirió el secretario técnico del Consejo Estatal contra las Adicciones en Jalisco (CECAJ), Enrico Sotelo González, en entrevista con este medio.

Explicó que sólo 75 de estos centros cuentan con la certificación del Conadic y el Cenadic, y cuentan con 2,250 camas. Solamente a estos lugares certificados se derivan a los pacientes que el CECAJ apoya con becas para financiar su tratamiento, y quienes son detectados a través de los 21 Centros de Atención Primaria en Adicciones (CAPA) que dependen de dicho Consejo. Sin embargo, una mala noticia es que para 2014 se cuentan con dos millones de pesos menos que el año previo para este financiamiento, debido a una situación de reajustes presupuestales que se hizo a nivel federal para poder fortalecer la Cruzada Nacional Contra del Hambre, dijo.

“Hoy en día, con respecto a lo de las becas, tenemos un ejercicio de cuatro millones 200 mil pesos; anteriormente era de seis millones 600 mil pesos”, precisó.  

De inmediato agregó que “aún sumados a esta causa nacional esta Administración seguirá trabajando con más acciones y programas que serán políticas públicas” y “esto no será pretexto para dejar de trabajar por la profesionalización” de los servicios que prestan estos organismos civiles y que en mayor medida lo hacen motivados por la buena voluntad de ayudar a otros, pues muchos fueron fundados por adictos que lograron rehabilitarse. “Cerca de tres cuartas partes de centros de rehabilitación de adicciones funcionan bajo el modelo de ayuda mutua”, acotó, es decir guiados por ex adictos que comparten su experiencia en llevar el programa de doce pasos para alcanzar la sobriedad.

El resto son del modelo mixto, donde ya cuentan con médicos, psicólogos y trabajadoras sociales y un programa integral, además del acompañamiento de quienes han controlado su adicción; y  únicamente ocho centros son profesionales, es decir, donde no hay a cargo ex adictos.

El entrevistado refirió que actualmente el CECAJ elabora un censo municipio por municipio, que concluirá en junio próximo para detectar aquellos espacios que no están debidamente certificados porque no cumplen a cabalidad con la Norma Oficial Mexicana NOM-028-SSA2-1999 para la Prevención, Tratamiento y Control de las Adicciones.

Admitió que aún existen centros clandestinos —no registrados ante el CECAJ y sin licencia municipal—.  

Sotelo González destacó como un gran logro trabajar en la certificación de 16 centros para adictos en los primeros 11 meses de la actual Administración, cuando en el sexenio pasado se certificaron 65 en total, y prometió trabajar por la certificación del resto por medio de talleres y diplomados. “Cada dos meses estamos realizando visitas de inspección respetando las competencias de otras instancias […] y les damos las herramientas para que puedan otorgar un mejor servicio con el profesionalismo que debe tener cada centro”.

Por lo pronto, el secretario técnico destacó la importancia de un convenio recientemente suscrito con la Universidad de Guadalajara que permitirá derivar a pasantes de las carreras de ciencias de la salud a los centros de rehabilitación que hoy son de ayuda mutua y que, de esta manera, migrarán al modelo mixto.

El asunto del boteo, y aún la explotación o eventuales fraudes podrán frenarse pues la capacitación a los responsables de estos centros incluye gestión de recursos y su adecuada administración. Y una vez certificados, la posibilidad de derivarles usuarios de drogas para rehabilitarse,
becados.

Claves

De la estrategia

- Mariguana, cocaína, inhalantes y metanfetaminas son las principales sustancias ilegales que se consumen en Jalisco

- En el estado hay una capacidad instalada de 7,650 camas en los distintos centros de rehabilitación de adicciones, pero sólo 2,250 están en centros certificados

- La Norma Oficial Mexicana 028 establece los requerimientos mínimos con que deben contar las instalaciones de cada centro para el tratamiento de alcoholismo y adicciones

- El municipio de Guadalajara es el único que cuenta con un reglamento municipal en la materia cuyo espíritu es evitar la violación de los derechos humanos al interior de estos centros. Tres de cada diez unidades de internamiento de Jalisco se ubican en territorio tapatío

Fuente: Secretaría de Salud Jalisco

• • •

Números sobre los centros

- 280 centros para rehabilitación de alcohol y drogas están registrados en Jalisco

- 10 mil personas aproximadamente recibieron tratamiento en estos centros el año pasado 

- 75 centros están certificados por el CECAJ, que garantiza cumplen con la norma para el tratamiento de adicciones y condiciones para la prestación de este servicios

- 21 centros de atención primaria (no internamiento) dependen del CECAJ 

- 2° lugar nacional ocupa Jalisco por el número de centros registrados

- 4 de 10 personas en rehabilitación son jóvenes menores de 24 años

- 15 años de edad es el promedio de inicio del consumo de drogas

- 3 años es el promedio de consumo de drogas ilegales

- 0 centros fueron clausurados por la SSJ en 2013, pues no se encontraron violaciones graves

- 5% de la población de Jalisco ha sido usuaria de alguna droga ilegal

- 0.8% de la población ha desarrollado algún grado de dependencia a alguna droga ilegal

Fuente: Consejo Estatal contra las Adicciones en Jalisco/Secretaría de Salud Jalisco/Encuesta Nacional de Adicciones 2011.