Seminaristas salen a las calles para reclutar jóvenes

La Diócesis de Saltillo no tiene suficientes hombres con vocación, por lo que se vieron en la necesidad de ir por nuevos prospectos para hacer una carrera junto a Dios.
Ante la crisis de vocación religiosa, la Diócesis de Saltillo salió a la calle a buscar prospectos.
Ante la crisis de vocación religiosa, la Diócesis de Saltillo salió a la calle a buscar prospectos. (Ana Ponce)

Saltillo, Coahuila

Ante la crisis de vocación religiosa que enfrenta la Diócesis de Saltillo, los seminaristas se han visto en la necesidad de salir a las calles para reclutar jóvenes, que pudieran convertirse en nuevos sacerdotes.

Hay que hacerles ver que no es aburrido y que pueden realizar actividades cotidianas como practicar algún deporte, "reír y jugar" como el resto de los jóvenes.

El Presbítero José David García Rosales, Rector del Seminario Diocesano de Saltillo, señaló que actualmente se encuentran estudiando 70 jóvenes en los diferentes seminarios e institutos donde se prepara a los futuros sacerdotes.

Precisó que tan solo el Seminario Mayor, en la capital sarapera, tiene una capacidad para albergar a 140 varones, pero actualmente solo lo ocupan 35 seminaristas.

Por ello, la Diócesis de Saltillo ha lanzado una campaña para promover las vocaciones sacerdotales en todas las parroquias y vicarías, incluso al interior del Estado.

Campaña que inició desde el primer domingo de febrero y concluirá el próximo fin de semana con un evento deportivo que se realizará en el Seminario Mayor.

"Pretendemos primero hacer presente al Seminario y a los seminaristas en la vida de la comunidad, que la gente sepa que existe el seminario, yo creo que habiendo tantas ofertas de todo tipo para los jóvenes es necesario ir a buscarlos en las calles, en las casas, en los mercados, en distintos lugares", comentó.

Agregó que además de ir a hospitales, iglesias, mercados, casa por casa, los seminaristas también han echado mano de las redes sociales, para invitar a los jóvenes a que conozcan la vida de un seminarista y se enamoren de la vocación sacerdotal.

Consideró que los resultados no se verán de manera inmediata, pero se dijo seguro de que esta campaña tendrá buenos efectos en la población, pues por el momento se hace el llamado y los jóvenes responderán a él cuando sea el momento adecuado.

Celebró que afortunadamente la deserción ha disminuido, aunque también el ingreso de jóvenes al seminario.

El Rector subrayó que actualmente la Diócesis de Saltillo requiere por lo menos 200 sacerdotes, para que cada uno de ellos atienda en promedio 2 mil o 3 mil feligreses, pues actualmente cada sacerdote atiende de 5 mil a 7 mil creyentes dependiendo la ubicación y la población del área que están cubriendo.

Sin embargo, admitió que es una meta que no se verá cumplida pronto, pues la preparación de cada sacerdote es de 10 años.

"En años pasados era muy alta, entraban 20 o 30 muchachos y terminaban de 5 a 10, este año ya fueron menos los que se salieron, pero también fueron muy pocos los que ingresaron, entraron 9 y se salió uno, nos quedaron 8, pero bueno estamos seguros que todos ellos van a terminar", dijo.