Diócesis de Saltillo rechaza la Reforma Energética

La extracción de gas shale en el noreste del país, incluido Coahuila, ocasionará daños irreversibles al ecosistema y a la salud de la población, según el padre Fernando Liñán.
La generación del gas Shale utiliza grandes cantidades de agua para ser procesado.
La generación del gas Shale utiliza grandes cantidades de agua para ser procesado. (Milenio Digital/Archivo)

Saltillo, Coahuila

La Pastoral Social de la Diócesis de Saltillo rechaza de manera tajante la Reforma Energética impulsada por el Presidente Enrique Peña Nieto.

Lo anterior, bajo el argumento de que ocasionará graves problemas de salud a los mexicanos como la escasez de agua, debido a que la generación del gas Shale utiliza grandes cantidades para ser procesado.

 “El Gobierno Federal planea una verdadera conspiración en contra de todos los mexicanos y los coahuilenses vamos a salir altamente afectados, ya que se daña demasiado al ecosistema”, dijo Rodolfo Garza Gutiérrez, de la Asociación de Usuarios de Agua de la capital del Estado.

A esta postura se sumó el padre Fernando Liñán, coordinador del organismo diocesano, quien añadió que la explotación del gas en el noreste de México, ocasionará daños irreversibles al ecosistema y a la salud, además de que el desarrollo económico prometido es ficticio.

Destacaron que se viola el principio de que los hidrocarburos son propiedad de la Nación, porque la reforma permitirá mediante las figuras de “licencias” y “contratos” de producción compartida, que los extranjeros participen en todas las fases de la industria.

Asimismo, señalaron que Enrique Peña Nieto le mintió a los mexicanos al presentar a la paraestatal como una empresa quebrada, siendo que Pemex y la CFE son de las empresas más productivas y exitosas del mundo, evaluándolas antes de sus contribuciones al fisco mexicano.

Finalmente, convocaron a los diferentes sectores de la sociedad civil a manifestarse en contra de la Reforma Energética, para que genere un impacto social y se tome en cuenta la opinión de los coahuilenses.