Dietas improvisadas un “gordo” problema

Cada persona y cada cuerpo tiene necesidades específicas que requieren soluciones distintas, no hay fórmulas mágicas para bajar de peso, estar sano y aumentar la masa muscular.
Para mejorar la alimentación y dietas debe acudir con un especialista.
Para mejorar la alimentación y dietas debe acudir con un especialista. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Especialistas y estudiantes en nutrición, gastronomía y ejercicio hablan de la vida saludable en las ciudades de hoy, sobre los excesos por dietas exageradas y abusos en el ejercicio o consumo de suplementos alimenticios que se compran sin una correcta orientación profesional.

A pesar de las presiones de la vida moderna y agresivas campañas de mercadotecnia para consumir alimentos y llevar formas de vida que hacen daño al organismo, los hábitos de un porcentaje importante de jóvenes comienzan a cambiar para buscar una buena alimentación y ayuda profesional para tener buenos hábitos.

Esto no significa que otros segmentos de consumidores de suplementos alimenticios, dietas extremas y ejercicios que no responden a las verdaderas necesidades y posibilidades de cada persona, queden atrás.

La cantidad de vitaminas y minerales adicionados, no deben exceder los límites establecidos por el Reglamento de Control Sanitario.

Cada persona es un caso distinto, cada cuerpo tiene necesidades específicas que requieren soluciones distintas, no hay fórmulas mágicas para bajar de peso, estar sano, aumentar la masa muscular, esto último sobre todo entre los jóvenes, el consumo de suplementos alimenticios es un tema serio.

Es parte de un proyecto general para mantener una vida saludable, un equilibrio entre lo que se consume como apoyo para una vida plena y lo que se hace para mantener esa salud: dietas, ejercicios, comida, bebidas saludables y otros factores que ayudan a una cultura del buen vivir, del buen comer y del buen ejercicio.

La Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios, considera que los suplementos alimenticios son productos a base de hierbas, extractos vegetales, alimentos tradicionales, deshidratados o concentrados de frutas, adicionados o no, de vitaminas o minerales, que se puedan presentar en forma farmacéutica.

Su finalidad es incrementar la ingesta dietética total, complementarla o suplir algún componente, de acuerdo al artículo 215, fracción V, de la Ley General de Salud.

Según la legislación sanitaria mexicana, los suplementos alimenticios no pueden estar compuestos únicamente de vitaminas y minerales. Revise la etiqueta del producto, si contiene únicamente estos componentes y es un medicamento vitamínico, no de un suplemento alimenticio.

La cantidad de vitaminas y minerales adicionados, no deben exceder los límites establecidos por el Reglamento de Control Sanitario de productos y servicios: carbohidratos, proteínas, aminoácidos, ácidos grasos, metabolitos, plantas, algas.

No pueden contener sustancias con acción farmacológica (naturales o sintéticas), por ejemplo: saw palmetto (planta), efedrina, anfetaminas, entre muchas otras.