La agresividad no está en los genes de la raza pitbull

Diego Jaime Reina, fundador del club "Familias y Pitbulls", aseguró que el 'game', o la tendencia genética de este tipo de perro, se enfoca en la tenacidad del animal para realizar una tarea.
Existen rompe-presas, también se usan cuernos de chivo para hacer que las quijadas del pitbull suelten a su presa en automático.
Existen rompe-presas, también se usan cuernos de chivo para hacer que las quijadas del pitbull suelten a su presa en automático. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

Diego Jaime Reina, fundador del club "Familias y Pitbulls", habla de la 'sangre-game probada' contra la agresividad en los pitbulls.

Define la agresividad como una conducta natural de un perro, hay dos tipos de agresividad: una que es entre la misma especie y otra que es ante el ser humano.

Mientras el game es la cualidad que tiene la raza pitbull como es el valor, la tenacidad, la fortaleza, podría decirse que son las características genéticas de la raza.

"En su genética está grabado que el pitbull no puede abandonar una pelea hasta que muera, razón por la que es satanizada la raza y usada por peleadores de perros".

Los dueños de los pitbull deben tener conocimiento profundo de esta raza, ya que hay formas de separar a su perro, sin detonar su game.

"Ya que su tenacidad es impresionante, el perro seguirá realizando la labor para la que fue concebido, a pesar de estar fatigado, desangrado, la genética le ordena no parar".

Un perro de raza pitbull no puede ser mascota de cualquier persona, se debe primero de analizar si el futuro dueño cuenta con el espacio, sabe las grandes cantidades de comida que necesitan, el ejercicio que requieren por día, así como el entrenamiento mínimo obligado para esta raza.

Cuando un perro pitbull ataca a otro perro, no es recomendable pegarle con palos, piedras, ya que lo único que van a provocar es despertar su game o genética de resistencia, de no parar de morder hasta que su presa haya muerto.

El dueño de un pitbull debe ser más fuerte y corpulento que su perro, es inaceptable que una persona que no reúna estas características pretenda adoptar a un animal de esta raza.

Existen rompe-presas, también se usan cuernos de chivo para hacer que las quijadas del pitbull suelten a su presa en automático, sin golpear a su perro.

La recomendación es "si no sabes todas las implicaciones que lleva tener un perro de raza pitbull, ni te metas", una mascota es una gran responsabilidad de salud pública y con responsabilidad jurídica sobre el dueño.