Dice tribunal que no adelantaron campañas

Tampoco sancionó al presidente de Movimiento Ciudadano, Hugo Luna, por decir que el PRD era como “un perrito que se anda correteando la cola”.
La única sanción fue por colocar mantas de Ricardo Villanueva en puentes peatonales y postes.
La única sanción fue por colocar mantas de Ricardo Villanueva en puentes peatonales y postes. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Que el presidente del partido Movimiento Ciudadano (PMC), Hugo Luna Vázquez, haya dicho que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) es como “el perrito que se anda correteando la cola”, no es una falta a la ley. Se trata, en todo caso, de una opinión.

Así lo consideró ayer el Tribunal Electoral del Estado de Jalisco (TEEJ), al desechar el recurso que interpuso ese instituto político, por considerar que las declaraciones del dirigente pemecista eran ofensivas.

También  desechó los recursos interpuestos por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en contra del precandidato de MC a la alcaldía de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, del mismo Hugo Luna y del partido, por actos anticipados de campaña y violaciones a las normas relacionadas con la propaganda, y el que presentó el PRD en contra del precandidato priista a la presidencia municipal tapatía, Ricardo Villanueva Lolemí, el dirigente del partido en la entidad, Hugo Contreras Zepeda y el PRI, también por actos anticipados de campaña.

La única sanción que se aprobó fue una amonestación para el PRI, por colocar mantas de Ricardo Villanueva en puentes peatonales y postes. El Tribunal determinó que, a pesar de que la ley prohíbe usar el mobiliario urbano para instalar propaganda, no era una falta grave, además que no había reincidencia, por lo que sólo se ordenó el retiro de las mismas y la amonestación.

En cuanto a la queja contra Hugo Luna, el PRD había señalado que además de la expresión que consideró los denostaba, también se refirió a los partidos políticos como organismos del pasado y “tradicionales”. De este último punto, en la resolución se determinó que se trata de una opinión propia del debate entre partidos, por lo que no hubo un exceso.

De la comparación del PRD con un “perrito”, en la sentencia se señala que las declaraciones “no constituyen ni un hecho ni un delito falso, sino únicamente una apreciación personal y unilateral, fincada en una comparación en sentido figurado, lo cual recae en el ámbito de las opiniones públicas, que se encuentran fuertemente protegidas por nuestro sistema jurídico”.

A Enrique Alfaro se le señaló por colocar propaganda sin hacer las aclaraciones de que se trata de mensajes dirigidos a los militantes de su partido ni señalar expresamente que se trata de un precandidato. El tribunal confirmó que sí existía ese material de promoción, pero se distribuyó en su calidad de aspirante, además que ya habían iniciado formalmente las precampañas.

En el mismo sentido se rechazó el recurso interpuesto en contra de Ricardo Villanueva, Hugo Contreras y el PRI, por parte del PRD. En este caso, el partido del sol azteca también denunció “la probable realización de actos anticipados de campaña” y  “la contravención de las normas sobre difusión de propaganda política o electoral.

El Tribunal también determinó absolver a los priistas de los señalamientos, considerando que la promoción se ha hecho en el marco de las precampañas y la publicidad ha sido dirigida a los militantes de ese partido.