Días santos; tiempo de empanadas

Panadería la Providencia, nos comparte su tradición a la que se dedican desde hace 67 años.
En tiempo de Cuaresma,incrementan  la venta de empanadas hasta en un 80 por ciento.
En tiempo de Cuaresma,incrementan la venta de empanadas hasta en un 80 por ciento. (Alejandro Acosta )

Guadalajara

Desde hace 67 años, panadería La Providencia realiza sus tradicionales empanadas dulces y saladas para compartir a los tapatíos. Aseguran que en tiempo de Cuaresma, sus ventas incrementan hasta en un 80 por ciento. 

Durante la época citada, la comunidad católica tapatía acostumbra a comer empanadas, que según la tradición vienen del pan ácimo de los judíos en tiempos de Jesucristo y que con el transcurso del tiempo unas monjas en la edad media les agregaron dulce para ofrecerlas a los prelados de la iglesia católica. Costumbre que los ingleses y europeos comenzaron a dispersar por toda América.

Y actualmente en Guadalajara, desde el día de hoy hasta el viernes, decenas de panaderos ofertan a las afueras de los templos, en sus panaderías y en recintos claves de la ciudad, -como en el centro histórico-, sus empanadas que van de los cinco a 19 pesos, los costos varían de acuerdo al modo de preparación tanto de la masa como de las jaleas. 

Panadería La Providencia, una de las de mayor tradición gastronómica en la ciudad comparte a Milenio Jalisco su tradición, sabor y modo de preparación que desde hace 67 años consiente a los mexicanos. 

Su propietario, Alberto Hernández Díaz de 85 años nos platicó que fue su padre Baltazar Hernández quien lo introdujo en el oficio del pan y que desde sus 18 años se dedicó a elaborar artesanalmente las distintas variedades, como galletas, picones y empanadas, mismas que asegura, incrementan su venta hasta en un 80 por ciento durante la época cuaresmal. 

“La tradición de las empanadas aún la conservamos, nosotros preparamos desde las levaduras hasta las jaleas con frutas naturales y sin ningún químico. En esta temporada, es el alimento que más elaboramos”, indicó Hernández Díaz.

Las empanadas que ahí encontramos  son de distintos sabores; crema, fresa, mandarina, mango, manzana, camarón, marlín, bacalao y atún, entre otras. Las dulces las elaboran con una mezcla de levadura, manteca, harina y leche, mientras que para las saladas, la masa es de hojaldre y llevan mantequilla y huevo. 

“Todo inicia con la elaboración de las levaduras, para las dulces mezclamos los ingredientes en una maquina revolvente, luego pasamos la masa a una máquina que la corta en bolitas de tamaños iguales-para que las empanadas sean del mismo tamaño-, después las aplanamos manualmente, agregamos la jalea frutal y trenzamos la empanada, para finalmente hornearlas de 30 a 40 minutos”, señaló Hernández Díaz, luego de mencionar que para las empanadas saladas el proceso varía al pasar la masa por una aplanadora que separa el hojaldre. 

Betty Hernández, hija del propietario asegura que su característica principal es la elaboración artesanal de la crema pastelera y de las jaleas frutales que durante todo el año trabajan desde los cultivos en un huerto de Mascota. 

Actualmente son las favoritas por los tapatíos y extranjeros que buscan un sabor histórico, higiene y calidad. Cuentan con cuatro sucursales distribuidas en Plaza del Sol, camino al Iteso por avenida Vallarta, Ávila Camacho y San Felipe a media cuadra de Enrique Díaz de León.