La diabetes, un problema que crece sin control

Marco Antonio Burgos, director de la clínica 71 del IMSS, informó que las complicaciones por cáncer han sido desplazadas, ya que el descuido de los pacientes diabéticos se ha incrementado.
La forma más común de diabetes es la de tipo 2.
La forma más común de diabetes es la de tipo 2. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Las complicaciones relacionadas con la diabetes desplazan al cáncer en padecimientos más frecuentes, asegura el director de la clínica 71 del IMSS, Marco Antonio Burgos.

Asegura que en segundo sitio de frecuencia, se tienen los problemas vasculares y en tercer lugar los cánceres como linfomas, de próstata y mamario.

La Organización Mundial de la Salud establece que la diabetes sacarina es un trastorno metabólico que tiene causas diversas.

Se caracteriza por hiperglucemia crónica y trastornos del metabolismo de los carbohidratos, las grasas y las proteínas como consecuencia de anomalías de la secreción o del efecto de la insulina.

"Las patologías más frecuentes son las complicaciones de la diabetes mellitus, principal patología que se maneja a través de retinopatía diabética, la cardiopatía isquemica, insuficiencia renal crónica".

Con el tiempo, la enfermedad puede causar daños, disfunción e insuficiencia de diversos órganos (OMS, 1999). 

En lo que corresponde a la clínica 71 donde se atienden a estados como Durango, Zacatecas, Chihuahua y Coahuila las personas de la tercera edad son las que ocupan la mayor parte de las hospitalizaciones, mientras que los menores han disminuido gracias a la planificación familiar.

En segundo lugar los accidentes vasculares cerebrales como infartos, hemorragias cerebrales, trombosis, y posteriormente el cáncer manifestado en leucemia, linfomas, cáncer de mama, próstata y broncogénico, hay diferentes tipos que se atienden en el sitio", señala el entrevistado.

Actualmente se tiene una ocupación diaria del 88 y 92 por ciento, el resto de la ocupación es pediátrica y en estos servicios se tiene un poco más de "colchón", pues de acuerdo a la pirámide epidemiológica, se tienen más patologías de enfermedades crónico degenerativas.

Se conocen dos tipos de diabetes sacarina: La diabetes de tipo 1, generalmente se presenta en la niñez o la adolescencia y los pacientes necesitan inyecciones de insulina durante toda la vida.

La diabetes de tipo 2 aparece por lo general en la vida adulta y está relacionada con la obesidad, la inactividad física y la alimentación malsana.

Es la forma más común de diabetes (alrededor del 90% de los casos en el mundo) y el tratamiento puede consistir en cambios del modo de vida y baja de peso, medicamentos orales o incluso inyecciones de insulina.