El 80% de infraestructura de Torreón es para el coche

Hay que ser más exigentes con las autoridades para que se comiencen a implementar las alternativas necesarias y tener una ciudad a la escala del caminante, declaró Jorge Ruvalcaba, de Moreleando.
En muchas áreas de La Laguna, los peatones no tienen espacio ni tiempo para cruzar las calles.
En muchas áreas de La Laguna, los peatones no tienen espacio ni tiempo para cruzar las calles. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Desde que se inventó el automóvil, se nos ha hecho creer que esta es la mejor forma de trasladarnos de un lugar a otro de manera más rápida y cómoda.

Los coches se han convertido en un símbolo de status, dejando así de cumplir con su verdadera función, la de ser un vehículo, lo que pueden cumplir desde un Volkswagen Sedán, hasta un Mercedes Benz en su línea más lujosa.

Toda esta idea nos ha llevado vertiginosamente a una época en la que en menos de cien años, los medios de transporte han sufrido un cambio radical y hemos dejado de caminar las calles para subirnos a un auto, un camión, o a veces a una bicicleta o una moto y desde luego no hay que olvidar a quienes se transportan en silla de ruedas.

El Día del Peatón se va a conmemorar este domingo 17 de agosto. Ciudadanos organizados, como Colectivo Moreleando, han tomado la bandera de retomar las calles a pie.

“Nos hemos despegado literalmente de la tierra, de caminar, de contemplar nuestros paisajes, nuestra ciudad. El Día del Peatón es una fecha que se presta para que hagamos una especie de reflexión y empecemos a recordar esos orígenes, esa actividad tan placentera que es el caminar, y recordar que todos somos peatones, no nacimos en coche”, señaló Jorge Ruvalcaba, de Moreleando.

Sólo el 30% de la población en México dispone de un vehículo y quien no tiene coche, también paga esas infraestructuras

Esta conmemoración busca sensibilizar a todos, sobre todo a los automovilistas, a comprender que todos somos parte del todo que es la ciudad y que el protagonista es el peatón, y no el vehículo.

Las distancias prácticamente han hecho imprescindible que tengamos que usar un camión o bien orillarnos a comprar un auto, aunque sea de origen extranjero. Pero siempre, en algún momento, nos vamos a tener que bajar del vehículo y caminar.

Caminar es difícil, pues como sociedad, se han enfocado los intereses en incentivar el uso del automóvil y desincentivar las otras posibilidades de movilidad, destacó Jorge Ruvalcaba.

“El 80% de los presupuestos municipales de infraestructura son para el coche. Se han abandonado las banquetas o las rampas para discapacitados”, señaló.

Y aunque se cuenta con puentes peatonales, estos son más para que el vehículo transite con mayor facilidad y el peatón no estorbe al auto, o al menos es lo que ha sucedido en la práctica.

Se requiere por tanto que todos nos entendamos como peatones, y a esto va a contribuir el nuevo Reglamento de Movilidad, que va a sustituir al Reglamento de Tránsito y Vialidad, buscando que sea precisamente quien camine por las calles esté en la pirámide de las jerarquías viales.

Acciones tan sencillas como pintar líneas peatonales, serían básicas. Los cruces no se respetan por que las multas e infracciones no se han endurecido a quienes no muestran respeto por las líneas, por los que se estacionan en las banquetas, o en las rampas para discapacitados.

“Nosotros como sociedad tendremos que volvernos más sensibles. En la medida en que caminemos más o usemos más la bicicleta, al momento de estar detrás de un volante, vamos a comprender mejor a quien camina” agregó Ruvalcaba.

Aún hay edificios hermosos en nuestras ciudades, que no apreciamos al momento de transitar en un auto, pues así la ciudad se convierte en un lugar de trayectos.

Al caminar, se experimenta no sólo lo bello que podamos encontrar en las calles, sino también nos convertimos en un ser completamente vulnerable

“Hay que ser más exigentes con las autoridades para que realmente se comiencen a implementar las infraestructuras necesarias para tener una ciudad más humana y a la escala del principal usuario que es el caminante”.

Según la Organización Mundial de la Salud, los accidentes de tráfico son la quinta causa de muerte en el mundo. Así pues, contamos con todas las señales para percatarnos de que este camino a bordo de un coche, no es el más adecuado.

Si bien las vidas que se han perdido no se recuperan, si estamos a tiempo de corregir.

El once de agosto se presentó la Carta Mexicana de Derechos del Peatón, http://ligapeatonal.org/carta-mexicana-de-los-derechos-del-peaton/, donde se compendian premisas y recomendaciones también enfocadas a la sensibilización de ciudadanos y gobernantes para empezar a revertir estos efectos negativos.

No que se deje de usar el coche, sino que la calle se convierta en un lugar más justo y que el espacio se destine en proporción al nivel de importancia de las jerarquías de la ciudad, con banquetas anchas para el peatón, para ciclistas, personas con discapacidad y peatones.

La ciudad se debe convertir en lugar de vías de baja velocidad y en lugar de los famosos puentes peatonales, algunas verdaderas trampas mortales, podríamos disponer de cruceros más apropiados para quienes caminan en esta jungla de asfalto, aunque en algunos lugares serían imprescindibles.