Alondra es Mamá Bombero

Hace 5 años se separó de su esposo y ahora es la única que se encarga de la manutención de sus hijos de 7 y 13 años en Matamoros. También trabaja en Unidad de Medicina Ambulatoria.
Alondra Villalobos Román, mamá y bombero en Matamoros.
Alondra Villalobos Román, mamá y bombero en Matamoros. (Domingo López Bustos)

Matamoros, Coahuila

“Desde hace cinco años, que nos separamos mi esposo y yo, soy padre y madre de mis dos hijos, uno de siete y otra de 13 años de edad, como estudié la carrera de Enfermería General, he tenido que tocar varias puertas para sostenerlos y actualmente me desempeño como bombera de esta institución”, indicó Alondra Villalobos Román.

Tiene tres meses que ingresó al Cuerpo de Bomberos de Matamoros, explicó que ya ha participado en tres incendios, pues fue cuestión de tres semanas para que aprendiera lo que se tiene que hacer para combatir el fuego.

También es la que se encarga de revisar a sus compañeros en cuanto a sus signos vitales, pues además de haber estudiado la carrera de Enfermería General en el Centro Bachillerato Tecnológico, Industrial y de Servicios (CBTIS 196) de esta ciudad, tomó el curso de Paramédico y Técnico en Urgencias Médicas en la Cruz Roja, donde también colaboró.

Su mayor meta en la vida de esta madre de familia de 31 años de edad, es obtener un empleo fijo, en una dependencia que pague bien, para poder estar más tiempo con sus hijos y también para capacitarse.

“Tuve que viajar a Monterrey, Nuevo León, le dejé mis pequeñitos a mi mamá para buscar nuevos horizontes, encontrando trabajo en el Hospital Oca de esa ciudad, por varios años".

Luego se trasladó a Torreón, donde trabajó en varias industrias maquiladoras, para estar más cerca de sus hijos, después en un negocio de fierro (Yonque), como secretaria.

Desde hace más de cinco años se separó de su esposo y hace tres que se divorció y ahora ella se encarga de la manutención de sus hijos.

Después de laborar en el yonque, se retiró y consiguió trabajo como paramédico, en la empresa Delta que le trabajaba a Capufe (Carreteras y Puentes Federales), por dos años y medio, donde se encargó de atender a los heridos de los accidentes carreteros.

“Actualmente laboro en una unidad de medicina ambulatoria ubicada en Torreón, Coahuila, haciendo guardias y como voluntaria en el Heroico Cuerpo de Bomberos de Matamoros, Coahuila.

En ambas fuentes de trabajo, no hay descansos, lo mismo son días festivos, sábados, domingos, uno tiene que trabajar, pues el objetivo es mantener a mis hijos, haciéndole de una o de otra forma para salir adelante, siempre honradamente”.

Afirmó que sí se puede salir adelante, a pesar del rompimiento con la pareja y dijo que para el Día de la Madre, como en años anteriores, lo más seguro es que lo vaya a festejar trabajando.

Descansa, cuando no hay casos que atender en la Unidad de Medicina Ambulatoria o cuando no se registran incidencias en Bomberos, pero haciendo ejercicio o preparándose, al estudiar conocimientos de medicina para actualizarse.