Danza de la Pluma, la de mayor antigüedad en Madero

El cronista de la ciudad señala que le siguen la de los Matachines y la Azteca. Está relacionada con festividades religiosas como la del Día de la Virgen de Guadalupe.
El colorido de los penachos varía según la ocasión.
La danza de la Pluma es la de mayor antigüedad en Madero, le sigue la de Matachines y luego la Azteca. (Alejandro Alvarez)

Francisco I. Madero, Coahuila

Gúmaro Tonche Flores, cronista de esta ciudad, informó que como producto del mestizaje cultural, en este lugar predominan las danzas de Matachines y de la Pluma, mismas que están relacionadas casi siempre con las festividades religiosas como la del 19 de marzo, Día de San José.

Así como la del 15 de mayo, Día de San Isidro Labrador, el 28 de octubre, Día de San Judas Tadeo, el 8 de diciembre, de la Virgen de San Juan de los Lagos y, sobre todo, el 12 de diciembre, Día de la Virgen de Guadalupe.

Dijo que los matachines forman una de las danzas que más tienen ascendencia en la gente, pero podría decirse que en Madero, la de la Pluma es la que tiene mayor antigüedad. Incluso, en la época del Reparto Agrario ya estaba. Después, la que llegó al último es la Azteca, pero tiene menos arraigo que las dos primeras, las cuales seguramente las trajeron los tlaxcaltecas.

Es así que las danzas de filiación prehispánicas que se conservan en Coahuila, pertenecen a la tradición tlaxcalteca. Más aún cuando llegaron a estas tierras, ya mostraban gran influencia cristiana.

Y como ocurre en la mayor parte de las ceremonias de origen náhuatl, las danzas tlaxcaltecas no permitían en sus orígenes la participación de mujeres, actualmente hay grupos de danzantes integrados exclusivamente por ellas.

Los danzantes son siempre en números pares y suelen ser todos varones, lo mismo que el jefe, los dos capitanes y el viejo de la danza.

Danza de la Pluma

México es uno de los pocos países que permite el baile ritual en el atrio de sus templos. Persisten en la actualidad las danzas de tipo guerrero, como la Danza de La Pluma, también conocida como la danza de la conquista, porque en ella aparecen: El Cortés, La Malinche y El Monarca, es decir, Hernán Cortés, Malintzin y Moctezuma.

Ataviados los danzantes -hombres y mujeres- con falda, sobre la cual colocan un delantal corto y blusa de tela satinada de color intenso, una banda que cruza el pecho y en la espalda descansa una capa adornada con imágenes religiosas.

Marcan sus sones también al compás de una sonaja que invariablemente llevan en la mano derecha y en la contraria optan por una palma hecha de madera y plumas de diversos colores. El monarca y los danzantes, llevan un tocado llamado corona. El Cortés, porta un casco.

Tradicional reliquia

En cuanto a la reliquia, Gumaro Tonche dijo que es una tradición que se conserva en muchos hogares del municipio. Consiste en el obsequio de alimentos, en honor a los santos y agradecerles milagros y ayudas recibidas.

Se prepara una comida consistente en asado de puerco acompañado de "las siete sopas", debido a que se elabora esa cantidad en distintas cazuelas.