Comercio espera incremento en ventas de 70% este viernes en Vallarta

La venta improvisada afuera de la casa o en el automóvil queda fuera del alcance de la verificación oficial.
La Profeco giró las instrucciones pertinentes para que se intensifiquen los programas operativos para impedir informaciones engañosas y salvaguardar los derechos de la población
La Profeco giró las instrucciones pertinentes para que se intensifiquen los programas operativos para impedir informaciones engañosas y salvaguardar los derechos de la población (Guillermo Gómez Pastén)

Guadalajara

El Día de San Valentín es la ocasión que muchos esperaban, pues quieren hacer “su agosto” en pleno febrero: Además del comercio organizado, que esperaba un aumento en ventas, en banquetas, cocheras o coches, decenas de vallartenses instalaron su mercancía, diferentes productos para ofrecerlos como regalos para el amigo, la novia o la esposa.

Globos, muñecos de peluche, bolsas, dulces, chocolates, flores artificiales o naturales, tazas, casi siempre con precios más accesibles a los artículos que se venden en establecimientos formales.

En realidad desde días anteriores empezaron a aparecer los puestos de venta, que este viernes tienen mejor jornada.

Estos festejos se atribuyen al consumismo, sin embargo para Puerto Vallarta representa una acción positiva, dado que activa la economía en el comercio local. De hecho la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) local tenía la expectativa de incrementar hasta un 70 por ciento las ventas durante esta fecha, lo que para muchos comerciantes es un buen aliciente.

En esta fecha, tiendas departamentales, de regalos, de flores, dulcerías, suelen tener buena afluencia de clientes. Se incluyen además los restaurantes y bares, porque mucha gente aprovecha para salir a fin de festejar y durante varios días esos establecimientos difundieron sus promociones.

La Profeco giró las instrucciones pertinentes para que se intensifiquen los programas operativos para impedir informaciones engañosas y salvaguardar los derechos de la población, por lo que se vigiló que los proveedores ajusten su comportamiento comercial a lo establecido en la Ley Federal de Protección al Consumidor y que los productos e instrumentos de medición, como las básculas o relojes registradores de tiempo, cumplan con la normatividad aplicable.

Los giros comerciales verificados por la Profeco incluyeron florerías, dulcerías, tiendas de regalos, de ropa, de discos, perfumerías, así como prestadores de servicios de hoteles, restaurantes, bares y estacionamientos públicos, lugares que en estos días registran un incremento en su actividad.

La venta improvisada afuera de la casa o en el automóvil queda fuera del alcance de esa verificación.