Comparten el pan por bendiciones recibidas

La familia Cortinas de Matamoros, Coahuila realiza una reliquia desde hace 32 años en honor a San Judas, en esta ocasión decidieron regalar viandas con la imagen del santo para servir el alimento.
Con la ayuda de al menos seis personas, una por cada cazuela, con rápidos movimientos empezaban a repartir la reliquia, tratando de que la fila infinita se redujera.
Con la ayuda de al menos seis personas, una por cada cazuela, con rápidos movimientos empezaban a repartir la reliquia, tratando de que la fila infinita se redujera. (Isis Rábago)

Matamoros, Coahuila

La tradicional reliquia del Día de San Judas Tadeo, se compartió con todas las personas que llegaron a la parroquia de San Judas en Matamoros y como desde hace 32 años la familia Cortinas, fue quien llevó a cabo este tradicional platillo de los laguneros.

Desde temprano, las familias acudieron a la misa que se ofició en la iglesia y permanecieron para disfrutar de los diferentes eventos que continuaron como parte de la fiesta a San Judas Tadeo, así como de los juegos mecánicos que se instalaron desde hace una semana.

Una vez que concluyó la repartición, se presentaron dos danzas matachines, mismas que los asistentes pudieron disfrutar, algunos mientras comían su plato en mesas que se instalaron bajo una carpa.

Alrededor de la 13:00 horas empezó la repartición del tradicional guiso rojo, así como de las más de cinco sopas que lo acompañaron.

Como es costumbre, la larga fila empezó a formarse por señores, niños, jóvenes y en su mayoría señoras que acudían con su respectiva vianda en donde les servirían el platillo típico de La Laguna que cada año las familias laguneras esperan.

Desde hace más de tres décadas, Apolonio y María Concepción Cortinas, se comprometieron a realizar cada año la reliquia de San Judas Tadeo y cada vez buscan que sea el mayor número de personas que alcance.

Con la ayuda de al menos seis personas, una por cada cazuela, con rápidos movimientos empezaban a repartir la reliquia, tratando de que la fila infinita se redujera.

De igual forma, decidieron en esta ocasión regalar a los ciudadanos, viandas, semejantes a pequeñas tinas de diferentes colores con la imagen de San Judas Tadeo, en donde estaban repartiendo la reliquia.