REPORTAJE | POR DOMINGO LÓPEZ BUSTOS

Tres generaciones produciendo lápidas

Familia Juárez

Fue mi abuelo, Fermín Juárez García, quien en el año de 1945 inició este negocio: Alberto Juárez Dueñas.

La actividad sólo tiene auge en 4 meses del año.
La actividad sólo tiene auge en 4 meses del año. (Domingo López Bustos)

Matamoros, Coahuila

Integrantes de la familia Juárez Dueñas continúan trabajando lo que les heredó su abuelo: la fabricación de lápidas. Una actividad que tiene mayor auge durante cuatro meses del año, sobre todo en día de muertos y los días de la Madre y del Padre.

Quien se calificó como "artesano lagunero", Alberto Juárez Dueñas explica que él tomó esta actividad desde hace cinco años y se instaló precisamente a un costado del panteón civil municipal “San Francisco”, en la colonia Monte Calvario de Matamoros, Coahuila, instalando lo que se denomina Marmolería “Aries”.

“Fue mi abuelo, Fermín Juárez García, quien vino de Parras de la Fuente, Coahuila a esta ciudad de Matamoros por primera vez en el año de 1945. Inició este negocio, luego le siguió mi padre, Gerardo Juárez Mendoza y ahora yo, aunque reconozco que hay tres marmolerías en esta colonia que hacen la competencia”, precisa.

En un principio tanto su abuelo como su padre le trabajaron al Club Rotario de Torreón y con esa organización construyeron algunas bancas de la plaza John F. Kennedy de la colonia Los Ángeles, así como en otras del Bosque Venustiano Carranza de Torreón.

También realizaron trabajos para los ayuntamientos de Zacatecas, Parras de la Fuente y Viesca. Los presupuestos que maneja van desde los tres mil pesos hasta los ocho o 10 mil pesos, dependiendo del material y el diseño que pide el cliente, asegurando que todo el trabajo que se realiza es de primera calidad, porque lo mismo se elaboran con granito de mármol con marmolina, cemento blanco o de puro mármol.

“Esta actividad se incrementa desde el mes de septiembre de cada año y viene terminando a finales de diciembre. Se vende algo durante los primeros meses del siguiente año, pero también la carestía de la vida ha provocado una sensible baja, pues la gente prefiere comer y nada más pintar las cruces y lápidas de sus muertitos”, expresó Juárez Dueñas.

Otras fechas que también ordenan la remodelación, rehabilitación o reconstrucción de las lápidas es durante los días 10 de Mayo (Día de la Madre) y el 17 de junio (Día del Padre), aunque esporádicamente le solicitan un trabajo, cuando un ciudadano matamorense fallece y eso no tiene fecha exacta.

Finalmente añadió en forma de preocupación que con la aplicación de la Reforma Hacendaria, repercutirá en todos los negocios y les afectará después de un año.

Y así entre sus herramientas, moldes, brochas, material, recipientes con agua y resinas de varios, tipos, pedazos de mármol de color blanco, rosa y negro, Alberto se da tiempo para atender a los clientes fugaces que el Día de Muertos.