Detención fue “buena”; falta mucho por hacer

Martí Batres, líder nacional de Morena precisó que la recaptura del Chapo Guzmán solo es el pico del iceberg de la violencia; hay inseguridad en prácticamente todo el país
Fue trasladado el sábado al penal de El Altiplano, en Almoloya de Juárez.
Fue trasladado el sábado al penal de El Altiplano, en Almoloya de Juárez. (Tania Contreras)

Naucalpan

A juicio del presbítero Raúl Martínez Arreortúa, la recaptura de Joaquín Guzmán Loera, alias "El Chapo" fue buena pero aún falta mucho por hacer en materia de seguridad y frenar la violencia derivada de grupos criminales en las zonas urbanas.

El integrante de la Coordinación de Pastoral Social de la Provincia Eclesiástica de Tlalnepantla, afirmó que la reprehensión de unos de los narcotraficantes más buscados a nivel mundial "fue buena pero no suficiente para garantizar la seguridad"

Mientras haya centros de distribución como las denominadas "tienditas", altos índices de pobreza, desempleo y falta de oportunidades para el grueso de la población no se puede garantizar la protección que reclama la sociedad, insistió.

Las condiciones de exclusión, marginación social y pobreza que se padecen en el estado se traduce en problemas severos de inseguridad, alcoholismo, violencia familiar y desprotección en las calles, aunado a la falta de servicios públicos, que son resultado de la instrumentación de políticas públicas ineficientes, afirmó.

"La detención de un capo no es suficiente, fue bueno pero aún falta mucho por hacer para frenar la violencia e inseguridad derivada del narcotráfico", agregó el religioso.

En ese sentido, el dirigente nacional de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Martí Batres, precisó que la recaptura del sinaloense solo es el pico del iceberg de la violencia, hay inseguridad en prácticamente todo el país, que expresa la desigualdad social, la extensión de la pobreza.

Para el líder nacional de Morena, los ex presidentes panistas, Felipe Calderón Hinojosa y Vicente Fox Quezada, actuaron como "aliados y cómplices de algunos sectores de narcos, quisieron hacer ver a ciertos personajes como invencibles, pero finalmente con su recaptura las alianzas cambiaron aunque no la impunidad y la justicia selectiva.

Advirtió sin embargo que "el show mediático no dará legitimidad al gobierno federal".

Agregó que la actual administración de Enrique Peña Nieto solo busca legitimarse ante los mexicanos con este trato mediático que se le dio a la captura de Joaquín "El Chapo" Guzmán.